CIUDAD DE MÉXICO, 17 feb (Reuters) -En tanto que creció la ira en México por feminicidios tras asesinato de niña, por su parte el presidente Andrés Manuel López Obrador culpó al neoliberalismo de ese fenómeno delictivo.

El hallazgo de una niña asesinada en Ciudad de México ha avivado la ira en el país por los feminicidios, que el presidente Andrés Manuel López Obrador atribuyó el lunes al “pasado neoliberal” de México, tras tildar de “muy lamentable” el crimen de la menor.

Apenas el pasado 15 de febrero se registró una protesta contra la violencia de género luego del asesinato de Ingrid Escamilla, en Ciudad de México.

Tres días después de que cientos de mujeres se manifestaron ante el Palacio Nacional mientras el mandatario daba allí su conferencia de prensa diaria, la fiscalía capitalina anunció el lunes la identificación del cadáver de una niña de siete años hallado el sábado.

El cuerpo de la menor asesinada, identificada como Fátima Aldrighett por el vocero de la fiscalía general de la capital, Ulises Lara, fue encontrado “dentro de una bolsa de plástico” en la alcaldía Tláhuac, un barrio popular en el sureste de la capital. Su desaparición había sido denunciada el 12 de febrero.

Al respecto, López Obrador dijo el lunes a periodistas que está haciendo “todo lo que le corresponde” para evitar estos casos y que su gobierno es “el principal responsable de aplicar una política para tener una sociedad mejor”.

Pero justificó la situación porque, en su opinión, en México ha habido “una degradación progresiva que tuvo que ver con el modelo neoliberal”, que dice querer transformar desde que llegó al poder en diciembre de 2018.

Mientras el gobernante hablaba, en el barrio Xochimilco, también en el sur de la capital, decenas de padres de familia de la escuela a la que asistía Fátima reclamaban indignados, algunos entre lágrimas, que se hiciera justicia.

Los padres explicaron que la menor fue secuestrada el 11 de febrero al salir de la escuela porque la madre llegó tarde y por negligencia del centro educativo.

“Este pueblo está olvidado, ya no puede uno salir a la calle, a la tienda, porque uno es asaltado”, decía una madre emocionada al canal Milenio TV.

Otra mujer agregó, “no queremos que les pase lo que a la niña. Se siente horrible, imagínate con qué crueldad mataron a la inocente, sin poderse defender”.

Horas antes, la fiscalía capitalina, que ha ofrecido 2 millones de pesos (unos 107 dólares) para todo aquel que dé pistas que lleven a los presuntos culpables, comunicaba en su cuenta de Twitter que había registrado un domicilio en Xochimilco y tomado declaración a cinco personas.

Un vistazo rápido a esa cuenta permite encontrar en las últimas 24 horas hasta cuatro alertas por desaparición de mujeres adolescentes entre 13 y 17 años.

La postura de López Obrador frente a los feminicidios despertaba un alud de críticas en Twitter.

“No señor, a Fátima no le quitaron una cartera con dinero para comer. No es culpa del modelo neoliberal. No es culpa de la pobreza. Es culpa de la deshumanización y sus comentarios no ayudan”, decía una usuaria que se identificaba como Vanessa.

Un promedio de 10 mujeres son asesinadas diariamente en México, según cifras oficiales.

Reporte de Raúl Cortés Fernández y Anthony Esposito; Editado por Diego Oré

Por