México está destruyendo ilegalmente manglares protegidos para construir una refinería de petróleo de 8 mil millones de dólares, según investigación de la Universidad de California en San Diego, EU.

El poderoso portal de noticias de economía www.qz.com (QUARTZ) señala que la compañía petrolera estatal mexicana, Pemex, ha desafiado una orden del gobierno al cortar los manglares protegidos en el sitio donde el presidente Andrés Manuel López Obrador ordenó la construcción de una refinería de petróleo, según fuentes familiarizadas con el proyecto. Las imágenes satelitales muestran un paisaje arrasado presumiblemente para acomodar el controvertido proyecto de 8 mil millones de dólares.

El presidente populista ha realizado el proyecto de la refinería Dos Bocas, ubicado en su estado natal de Tabasco, central en su intento (paywall) para revivir a Pemex de su disfunción actual. Ahora la segunda compañía más grande de América Latina por ingresos, Pemex manejó la economía mexicana en los años sesenta y setenta, pero perdió 35 mil millones de dólares el año pasado. Los críticos dicen que la refinería no es económicamente viable.

Hasta ahora, el proyecto ha tenido el costo de un bosque de manglares, un árbol atesorado por los conservacionistas e importante para combatir el cambio climático. Los árboles crean ecosistemas complejos que proporcionan casi el 6% del PIB de México, según la Universidad de California en San Diego. Franjas de la jungla, incluidas unas pocas docenas de hectáreas de manglares, fueron cortadas por una empresa externa poco después de que el entonces presidente electo López Obrador anunciara el proyecto en julio de 2018. El permiso para comenzar a trabajar no se emitió hasta el próximo año. . En enero de 2019, el regulador ambiental de México, ASEA, multó al tercero que causó la destrucción $ 700,000. Cuando ASEA finalmente le dio a Pemex un permiso de construcción condicional en agosto de 2019, le impidió a la compañía interferir con el área restante de manglares.

Sin embargo, desde ese orden, se han reducido más manglares y otra vegetación en varias áreas del sitio y aparentemente hay múltiples caminos creados para proporcionar acceso a vehículos donde los manglares vivían anteriormente, muestran imágenes de satélite. En reuniones privadas, ASEA había negado las solicitudes hechas por Pemex durante varios meses el año pasado para cortar más manglares para construir un puente fuera del área pantanosa, dijeron a Quartz dos fuentes familiarizadas con el proyecto. Varias áreas más pequeñas también fueron despejadas en el período entre ASEA que entregó la multa en enero y emitió el permiso en agosto.

Pemex y la oficina del presidente López Obrador no respondieron a las solicitudes de comentarios sobre esta historia. ASEA declinó hacer comentarios hasta que vio el artículo publicado.

Los responsables de la deforestación podrían ser encarcelados por hasta nueve años si una inspección del sitio confirma que se han reducido más manglares, dijo Gustavo Alanis-Ortega, presidente del Centro Mexicano para el Derecho Ambiental, una organización sin fines de lucro. ASEA podría imponer por separado multas adicionales e incluso revocar el permiso de construcción, dijo.

Llamó al fiscal general de México y a ASEA para investigar el caso. «Si de hecho están violando la ley [en Dos Bocas], esto demuestra que no existe un compromiso real con la legalidad y el estado de derecho» en el gobierno de López Obrador, dijo Alanis-Ortega a Quartz.

Pero es poco probable que ASEA tome medidas enérgicas contra Pemex, dijeron fuentes familiarizadas con el proyecto. Poco después de emitir el permiso de construcción restrictivo, el director ejecutivo de ASEA, Luis Vera Morales, renunció. Su reemplazo, Angel Carrizales López, es un ex ayudante de López Obrador. Había sido nominado por el presidente para otros trabajos regulatorios el año pasado, pero los legisladores lo rechazaron cada vez. Su nombramiento para dirigir ASEA no requirió la aprobación legislativa.

Desde entonces, Carrizales canceló la multa contra el tercero que admitió la destrucción original, dijeron las fuentes a Quartz.

«[Carrizales] tiene miedo de tomar cualquier medida … porque siempre está tratando de llegar a buenos términos con el presidente», dijo una fuente familiarizada con el asunto. «Haría cualquier cosa, tal vez no autorizaría directamente la tala de los árboles, pero no mirará hacia allí, permitirá que todo suceda y haga la vista gorda».

Los manglares, que generalmente viven en aguas costeras poco profundas, capturan de tres a cinco veces más carbono que la flora continental y ayudan a proteger contra las tormentas e inundaciones causadas por el cambio climático. La destrucción del bosque ha expuesto aún más el sitio, que ya estaba en riesgo de inundación. En 2014, se advirtió a Pemex que el puerto de Dos Bocas ocupaba el séptimo lugar en la lista de todas las instalaciones de la compañía más amenazadas por el cambio climático de las 35 que figuran en una presentación dada a Pemex y vista por Quartz.

La presentación, que fue compilada por el Centro Mario Molina, una organización ambiental sin fines de lucro, calificó el riesgo de inundación de Dos Bocas en 5 de 5.

Cuando López Obrador visitó Dos Bocas en diciembre de 2018 para colocar la primera piedra de su construcción, se informó que no pudo acceder al área despejada debido a las inundaciones. La ceremonia tuvo que llevarse a cabo en una parcela cercana, informó el periódico El Universal.

El área cubierta de manglares había sido el hogar de muchos animales en peligro de extinción, incluido un gato salvaje jaguarundi y especies protegidas de serpientes, iguanas y aves. Hace aproximadamente una década, los ejecutivos de Pemex propusieron que el sitio se convirtiera en una reserva natural privada para detener la construcción futura allí, según Reuters.

Después de poco más de un año en el cargo, López Obrador, amante del petróleo, ha ganado una mala reputación en la protección del medio ambiente. El presidente canceló las subastas de proyectos de energía renovable, trató de cambiar un esquema del gobierno para alentar la inversión ecológica y su gobierno espera reducir los subsidios otorgados a las compañías de energía renovable.

«Los problemas ambientales están completamente relegados, no figuran en la agenda de esta administración», dijo Alanis-Ortega a Quartz en una llamada telefónica.

El proyecto Dos Bocas ha sido particularmente controvertido. López Obrador dice que ayudará a sacar a México del petróleo extranjero. Los críticos dicen que sería más barato importar combustible que refinarlo a través de este costoso proyecto, que creen que será más caro que el precio del gobierno de $ 8 mil millones.

«La idea de la soberanía energética y la seguridad energética, la idea de que las cosas deberían hacerse en México, es más ideológica que económicamente racional», dijo Lisa Viscidi, directora del programa de Energía en el Diálogo Interamericano, un grupo de expertos centrado en las Americas. «La idea de construir una refinería económicamente no tiene sentido».

México, que tiene la cuarta área más grande de manglares en el mundo, apuntó a la conservación y recuperación de la especie como parte de los compromisos del Acuerdo de París (pdf, p. 28). Pero los árboles están siendo talados en todo el país, y a las tasas actuales de deforestación, México podría perder la mitad de su población de manglares en los próximos 50 años, según la Universidad de California en San Diego.