SAN SALVADOR (Contraste Político).- El presidente de El Salvador, Nayib Bukele, declaró este miércoles (11.03.2020) al país más pequeño de América Latina en cuarentena -y prohibió el ingreso de personas extranjeras- durante 21 días para evitar la entrada y propagación del coronavirus.

 

De acuerdo con información de la agencia Deutsche Welle, la cuarentena, que entra en vigencia desde este miércoles, se emitió mediante un decreto amparado en las facultades que la Constitución de la República le otorga al Ejecutivo, de acuerdo con el jefe de Estado. «Hemos decidido declarar cuarentena para todo el territorio nacional. Esta no es una decisión que se ha tomado a la ligera, se ha tomado en consulta con especialistas, miembros del Gabinete», dijo el mandatario en cadena nacional de radio y televisión.

Para Bukele, la pandemia de coronavirus es algo que ningún país está preparado para detener, «mucho menos El Salvador o cualquier país de la región» centroamericana. «La gente dice estamos preparados, pero no podemos estar preparados para algo que no conocemos», agregó el mandatario.

Bukele aseguró que El Salvador no reporta ningún caso de contagio de COVID-19: «se han realizado todas las pruebas necesarias y, al día de hoy, es mentira que tengamos algún caso confirmado en el país. Cuando haya algún caso se informará inmediatamente», aseguró pero aclaró que al menos 56 personas están en cuarentena preventiva luego de haber llegado del extranjero.

En tanto, el presidente también ordenó la prohibición «de entrada de todo extranjero que no sea residente o diplomático en el territorio salvadoreño”, mientras que quienes tengan la ciudadanía salvadoreña, y que se encuentran en el exterior, deberán someterse a una cuarentena o a una prueba clínica para determinar si hay contagio del COVID-19.

La cuarentena incluye paralizar «todas las actividades escolares -públicas y privadas- durante 21 días, que es lo que dura este decreto, todas las universidades y centros educativos deben acatar este mandato». Aunque, el jefe de Estado precisó que el comercio y la industria deberán continuar con normalidad.

Bukele apuntó que, pese a que se mantendrán las importaciones y exportaciones de productos, «se ha evaluado el impacto económico que esto va a tener» y que presentará a la Asamblea Legislativa un «plan anticrisis» para «impulsar la economía local».

«El impacto económico palidece a la par de la cantidad de muertes que pudiéramos tener con una pandemia que ni Italia, ni Corea del Sur están preparados para detenerla», acotó.

Además, el presidente salvadoreño suspendió las concentraciones de más de 500 personas, por lo que se aplazan todos los eventos deportivos y artísticos.

Bukele llamó a la población salvadoreña a verse en el «espejo de Italia», que decretó una cuarentena hasta que reportó contagios y personas fallecidas.

Paralelamente, y por órden de Bukele, la Fuerza Armada ha comenzado a preparar un cuartel militar que será destinado a atender a las personas que tengan que cumplir una cuarentena.