FLORIDA (Contraste Político).- Con 23 días sin poder atracar, el crucero Zaandam y su embarcación asistente Rotterdam – que transportan cuatro muertos y un numero incuantificable de pacientes con Covid-19-, continuaba en la incertidumbre sobre el puerto en el que se les autorizara desembarcar, ya que en varios países los han rechazado desde el 7 de mayo que salieron de Buenos Aires.

De acuerdo con información de la agencia de noticias AFP, el gobernador de Florida, Ron DeSantis, dijo este lunes 30 que no permitirá que las personas a bordo del «Zaandam» y el «Rotterdam», incluyendo cuatro muertos y decenas con síntomas de coronavirus, «sean desechadas» en su jurisdicción, pero ofreció enviar personal médico a bordo.

En una entrevista al canal conservador Fox News, DeSantis dijo que el estado no puede permitirse «que personas que ni siquiera son de Florida sean desechadas aquí al sur de Florida para que usen nuestros valiosos recursos».

Más tarde, en una conferencia de prensa, insistió en que consideraba «un error» aceptar en el puerto de Fort Lauderdale, como inicialmente estaba previsto, a los pasajeros y tripulantes del «Zaandam» y de su barco asistente «Rotterdam».

«Nos gustaría simplemente despachar personal médico a ese barco y espero que los cruceros puedan organizar eso, para atender a las personas que puedan necesitar atención médica», propuso como alternativa.

«Pero creo que muchas de estas personas son extranjeras y quiero asegurarme de tener camas disponibles para las personas de aquí del sur de Florida», añadió.

El sureste de Florida, donde están Fort Lauderdale y Miami a 50 Km de distancia entre sí, concentra el 60% de los más de 5.400 casos de coronavirus del estado.

«Hemos hecho un gran trabajo habilitando espacio en los hospitales (…) y particularmente en el sur de Florida instalamos hospitales de campaña en caso de que tengamos un aumento» de casos de covid-19, explicó DeSantis a Fox News.

Después de haber sido rechazados en varios puertos de Latinoamérica, los cruceros recorrieron el lunes por la mañana el Canal de Panamá, en una decisión que fue felicitada por el secretario de Estado estadounidense, Mike Pompeo.

En un tuit, Pompeo agradeció al gobierno de Panamá por permitir que ambos navíos «recorran el Canal de Panamá a fin de que enviemos a cientos de estadounidenses a casa de forma segura».

Entretanto, en los barcos aumentaba el lunes la frustración.

Una mujer identificada como Tiwiek Nofyan escribió en un grupo de Facebook que reúne a usuarios a bordo: «Mi esposo es tripulante del ‘Zaandam’ y está muy débil ahora, ¿qué le pasará si el barco no puede atracar en Florida?».

Lo tendrán «en la conciencia»

El «Zaandam» transporta cuatro fallecidos, informó el viernes la línea de cruceros Holland America sin especificar las causas de muerte.

Enfrentando un inusual aumento de contagiados con síntomas de gripe en el barco, el domingo 797 pasajeros aparentemente sanos del «Zaandam» fueron transportados al «Rotterdam», añadió la empresa en un comunicado el domingo por la noche.

Este segundo barco zarpó de San Diego, en el sur de Estados Unidos, para asistir al primero en altamar con suministros, personal y kits de prueba del nuevo coronavirus.

Tras el traspaso de pasajeros, realizado para dividir las tareas puesto que muchos tripulantes están enfermos, Holland America informó que a bordo del «Zaandam» viajan ahora 189 personas con síntomas similares al coronavirus (73 pasajeros y 116 tripulantes).

«Ningún pasajero con síntomas respiratorios en los últimos diez días fue transferido, y ningún tripulante del ‘Zaandam’ fue transferido al ‘Rotterdam'», detalló la línea de cruceros holandesa.

Actualmente hay 1.048 personas en el «Zaandam» y 1.442 en el «Rotterdam», añadió. El primero tenía previsto atracar en Fort Lauderdale el 7 de abril, pero ambos surcan el Caribe sin destino seguro.

La situación es «difícil y sin precedentes» y «todo mi equipo ha estado trabajando en esto 24/7 con agencias gubernamentales» para «asegurarnos de que no se deja una piedra sin mover para ver cómo podemos manejar de forma segura» el regreso de los viajeros sus hogares, dijo el domingo Orlando Ashford, presidente de la compañía Holland America.

El «Zaandam» zarpó de Buenos Aires el 7 de marzo con unas 1.800 personas de múltiples nacionalidades a bordo hacia San Antonio, en la costa central de Chile.

Sin embargo, se vio obligado a alterar su recorrido hacia Panamá ante el cierre de puertos y fronteras decretados por los gobiernos sudamericanos para contener la expansión del coronavirus.

«Cuatro personas están ahora muertas, y eso está en la conciencia de todas las personas que a lo largo del camino nos rechazaron», dijo a la AFP en Panamá la estadounidense Laura Gabaroni, una de las personas transportadas al «Rotterdam».