VILLAHERMOSA, Tab, (Contraste Político).- Cinco negocios clausurados y tres transeúntes fueron detenidos en la zona comercial del centro de esta capital, los primeros por abrir sus locales considerados no esenciales y los segundos por resistirse a portar cubrebocas y confrontar a las autoridades.

Este miércoles fue visible la aglomeración de personas en el Centro Histórico de la capital tabasqueña, con largas filas en bancos y transeúntes en la calle, quienes fueron calificados como “irresponsables” por el gobernador Adán Augusto López Hernández.

“Es la etapa más complicada de esta emergencia y en lugar de cuidarnos y prevenir no faltan los irresponsables que ponen en riesgo su salud y la de todos”, escribió en sus cuentas de redes sociales.

En el texto, que acompañó de fotografías, el gobernador morenista, cuestionó: ¿Queremos hospitales colapsados, más contagios y más muertes?. Y el mismo respondió. “No, los tabasqueños elegimos vivir. Quédate en casa. Realizan operativo para vigilar cumplimiento de medidas sanitarias y cierre de negocios no esenciales”.

Los tres detenidos “por alterar el orden público y por incumplimiento al Decreto emitido por el gobierno del estado”, fueron trasladados a los separos de la SSPCT, donde quedaron a disposición del juez calificador del Ayuntamiento del Centro.

Los cinco locales comerciales de diferentes giros fueron clausurados por la secretaría de Finanzas del Estado y la dirección de Fiscalización Municipal.

También vendedores ambulantes y semifijos fueron conminados a levantar sus mercancías, cerrar y retirarse.

En esta jornada de vigilancia, los comerciantes establecidos y ambulantes, así como transeúntes sostuvieron conatos con elementos de elementos de la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana del estado (SSPCT).

A los transeúntes se les recomendó retirarse de la vía pública e irse a sus casas, si no tenían alguna actividad esencial por realizar, a fin de no arriesgar la seguridad y la salud de la población.

ABRIR ZONA LUZ CON FILTROS CONTROLADOS

Por su parte, el comercio organizado de la Zona Luz, un polígono de nueve manzanas con calle exclusivas para peatones, en el Centro Histórico, se organizan para dejar solo dos accesos con filtros sanitarios y controlar el ingreso para cumplir con la sana distancia, sólo ir a comprar, acudir a los bancos, restaurantes y cafeterías.

En su mayoría son pequeños comerciantes que no están censados en los apoyos de 25 mil pesos que otorga el gobierno federal, ni de ningún otro tipo, en el que pagan a dos o tres empleados, en el que ni los propietarios ni los trabajadores carecen de ingresos y ya no pueden continuar con la adversa situación económica en la que sobreviven, afirmó Alberto Naranjo Cobián, antiguo microempresario del centro.

“Urge abrir los negocios, primero porque no tenemos para seguir pagando vigilancia, tenemos compromisos con proveedores de mercancías que no se han pagado”.

Se necesitan abrir los comercios porque “de allí vivimos, de ahí se mantienen las familias, de ahí se dan empleos, nosotros generamos riqueza al estado, generamos impuestos al gobierno, que luego los distribuye o los maneja de acuerdo a su política hacendaria”, explicó.

Leonardo Arturo Leyva Ávalos, coordinador de las Policías Municipales de la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana (SSPC), dijo que durante el recorridos policial detuvieron a los tres ciudadanos en el Centro Histórico debido a su reticencia a portar el cubrebocas, reaccionar de forma violenta y alterar el orden público.

 

“Ha habido personas detenidas, porque incurren en desacato al Decreto, porque cuando se les invita a que porten el cubrebocas ni justifican su estancia en la vía pública, alteran el orden público y nos vemos en la necesidad de ponerlo ante la autoridad correspondiente”, reportó el jefe policiaco.

El operativo estuvo conformado por personal de la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana, Secretaría de Salud del estado y de la Dirección de Fiscalización y Normatividad del Ayuntamiento de Centro.

Víctor Castro Georgana, Jefe de Productos y Servicios de la Secretaría de Salud, señaló que al momento del operativo en el Andador Comercial “Chetumalito”, la mayoría de los propietarios reaccionaron y cerraron sus establecimientos, pero se corroboró que había actividad comercial y aglomeración de clientes.

“Chetumalito, tenía ya una suspensión de actividad comercial, que les permite acceder a sus establecimientos y no comercializar, pero al momento del operativo, se les detectó que lo estaban haciendo”, comentó el funcionario de Salud.

Castro Georgana indicó que por lo pronto, se evitó la clausura del pasaje comercial, pero en caso de reincidencia, pudiera aplicársele esta medida, como resultado del procedimiento iniciado a los locatarios.

Advirtió que los operativos continuarán con frecuencia, porque,“no queremos que la ciudadanía este acudiendo a este tipo de concentraciones, donde llegan a comprar productos no esenciales, exponiéndose al riesgo de contraer el coronavirus”.