01/07/2020

La compañía alemana BioNTech y el laboratorio farmacéutico estadounidense Pfizer anunciaron el miércoles resultados preliminares positivos para su proyecto conjunto de vacuna contra el nuevo coronavirus en 45 participantes.

La vacuna experimental BNT162b1 “es capaz de generar una respuesta de anticuerpos neutralizantes en humanos a niveles mayores o iguales a los observados en sueros convalecientes, y lo hace a dosis relativamente bajas”, dijo Ugur Sahin, director ejecutivo de BioNTech, citado en un comunicado de ambas compañías.

El suero o plasma convaleciente se extrae de la sangre de personas que han sido infectadas con SARS-CoV-2 y que se han recuperado. Los datos preliminares corresponden a un ensayo llamado de fase 1/2 llevado a cabo en Estados Unidos, cuyo objetivo era verificar que la vacuna no fuera tóxica y desencadenara una respuesta del sistema inmunitario para preparar al cuerpo para resistir el virus.

Participaron 45 personas de 18 a 55 años, la mayoría de las cuales recibieron dos dosis con 21 días de diferencia de la vacuna o de un placebo, sin saberlo.

Pero un número relativamente grande de participantes tuvo fiebre después de la segunda dosis, según el estudio publicado en el sitio en internet de prepublicaciones científicas medrxiv.org.

La tecnología de esta vacuna se basa en el ARN mensajero, un código genético que se inserta en las células humanas para que produzcan anticuerpos específicos para el coronavirus. Varias compañías ya han publicado resultados preliminares que indican que sus vacunas experimentales activan una respuesta inmune, después de la fase inicial de sus ensayos clínicos, es decir, en humanos.

Veintitrés proyectos han comenzado estos ensayos, según la London School of Hygiene & Tropical Medicine, y varios ya han pasado a la segunda e incluso a la tercera fase, que consiste en inyectar la vacuna en miles o decenas de miles de voluntarios para ver si impide realmente el contagio. La vacuna de la biotecnología estadounidense Moderna y la de la Universidad de Oxford y el laboratorio AstraZeneca se encuentran entre las más avanzadas en ensayos a gran escala, así como varios proyectos chinos, en particular el de la empresa CanSinoBIO, que ya ha obtenido la autorización para administrarla a soldados del ejército chino.

Por su parte, el Gobierno chino confirmó el uso de una vacuna experimental contra covid-19 para las Fuerzas Armadas del país, el paso más reciente en una carrera mundial para detener la enfermedad mortal causada por el nuevo coronavirus .

La vacuna, conocida como Ad5-nCoV, fue desarrollada específicamente por el Instituto de Biotecnología de Beijing, parte de la Academia de Ciencias Médicas Militares del Gobierno chino, y la compañía de vacunas CanSino Biologics.

En una declaración a la Bolsa de Valores de Hong Kong el lunes, CanSino anunció que la Comisión Militar Central de China había otorgado a la vacuna una «aprobación de medicamentos militares especialmente» el 25 de junio. El permiso especial durará un año y solo se aplicará a personal militar.

China ha insistido reiteradamente en sus Fuerzas Armadas, no se ha visto afectado por la pandemia, y los funcionarios afirman que el Ejército Popular de Liberación (EPL) no ha registrado un solo caso de coronavirus.

Sin embargo, los observadores estadounidenses han puesto en duda las afirmaciones, señalando que el EPL es uno de los ejércitos permanentes más grandes del mundo, por lo que es estadísticamente improbable que su personal no haya estado expuesto al virus.

Ni el Gobierno chino ni CanSino han dicho cuán frecuentemente se distribuirá la vacuna, qué unidades se seleccionarán o si será obligatorio o voluntario para el personal.

CNN contactó a CanSino para comentar sobre el anuncio.

Según una declaración de CanSino, los ensayos clínicos de la nueva vacuna han demostrado un «buen perfil de seguridad» con resultados iniciales que indican que Ad5-nCoV tenía el potencial de prevenir enfermedades causadas por el SARS-CoV-2, la cepa del coronavirus que causa covid-19.

CanSino había recibido previamente en mayo que el Gobierno canadiense estaba teniendo ensayos en humanos de la vacuna Ad5-nCoV. «Esta candidata a vacuna es muy prometedora», dijo Iain Stewart , presidente del Consejo Nacional de Investigación de Canadá, en un comunicado en ese momento.

China es solo uno de varios países que se apresuran a producir una vacuna para el nuevo coronavirus, que ahora ha infectado a más de 10,3 millones de personas en todo el mundo y ha matado al menos a 505.000.

No hay una imagen clara de cuándo podría estar disponible una vacuna, incluso si es posible, pero el principal experto en enfermedades infecciosas de Estados Unidos , el Dr. Anthony Fauci, dijo que hay esperanzas de un medicamento para finales de 2020. No se ha aprobado ninguna vacuna aún para lanzamiento comercial.

Actualmente, al menos 17 vacunas están en evaluación clínica en todo el mundo, según la Organización Mundial de la Salud , ocho de las cuales están evaluadas en China.

De acuerdo con la declaración de CanSino, la primera y segunda fase de sus ensayos de vacuna Ad5-nCoV ya se han completado.

Los resultados anteriores de los ensayos Ad5-nCoV, publicados en la revista médica The Lancet , recibieron una respuesta tibia por parte de expertos.

Según el estudio, casi la mitad de los receptores de la vacuna Ad5-nCoV informaron fiebre, con un 44% describiendo fatiga y un 39% informando dolor de cabeza. En general, el 9% de los pacientes describieron efectos secundarios que fueron lo suficientemente graves como para potencialmente “evitar la actividad”.

Hablando con el tabloide estatal chino Global Times , Li Daguang, profesor de la Universidad de Defensa Nacional del Ejército Popular de Liberación, dijo que las autoridades habían seguido «procedimientos normales» para aprobar el medicamento para el uso militar y su estatus especial cambiaría el desarrollo futuro o su etiquetado.

Con información: newsweekespanol.com, CNN en español,AFP