29/10/2020

VILLAHERMOSA (CONTRASTE POLITICO).- En el lapso de un mes, hospitales, viviendas, comercios y vehículos volvieron a registrar severas anegaciones en todos los puntos cardinales de esta capital, al colapsar el deficiente drenaje y el sistema de bombeo (cárcamos), indispensable para mantener a flote a la capital tabasqueña, asentada en una planicie con zonas bajas.

Las fuertes lluvias generadas por el Frente Frío numero 9, causaron escenas de vehículos atascados en las calles llenas de agua, así como viviendas con niveles de hasta los 50 centímetros, por diferentes puntos de esta ciudad.

Personal del Hospital Regional Villahermosa de Petróleos Mexicanos, estuvo casi toda la tarde-noche en tareas de desalojo del agua que se introdujo tanto de la calle, como de las alcantarillas internas del nosocomio.

En tanto, el alcalde morenista, Evaristo Hernández Cruz, se ausentó de las escena pública sin emitir una valoración sobre este recurrente problema de la capital tabasqueña. Ni en las redes sociales del Ayuntamiento, ni en las del edil, se refirieron al colapso de la ciudad.

El Instituto de Protección Civil del estado (IPCET), reportó que las principales afectaciones por los “encharcamientos” se registraron en las colonias Tamulté, Infonavit, Atasta, Ciudad Industrial, Casa Blanca, Primero de Mayo, Centro, entre otras zonas.

Distribuidos por diversos puntos de esta capital, se ubican 68 Estaciones de Bombeo –cárcamos–, con equipos de diversas capacidades de desalojo, que entre todas suman 168 mil 701 de litros por segundo. Sin esa infraestructura, Villahermosa difícilmente puede mantenerse a flote en una lluvia.

Vecinos de la colonia Tamulté, anegados en viviendas y calles, denunciaron que tres bombas no funcionaron y que estaba ausente el personal del Ayuntamiento responsable de su operación.

Afirmaron que estuvieron solicitando auxilio al alcalde Evaristo Hernández Cruz, de Morena, así como a sus funcionarios, para que atendieran el problema que jamás respondió a sus llamado.

En esa popular colonia se ubican las Estaciones de Bombeo Tamulté I y II, con 14 equipos de bombeo, con capacidad de diez mil 850 litros por segundo, pero al encontrarse sin funcionar algunos equipos, varias zonas se anegaron.

ORO ABANDONA HOSPITAL DE PEMEX 

Igual ocurrió en la zona del centro de la ciudad, donde se ubica el Hospital de Pemex, la terminal de autobuses de esta capital, comercios y viviendas, se fueron a “pique”, al colapsar el drenaje y los cárcamos.

“El Hospital Regional de Pemex en Villahermosa se quedó incomunicado hacia el exterior al inundarse todos los accesos debido a la fuerte lluvia que azotó esta tarde y noche, y que causó estragos en pacientes y familiares de las zonas de atención al COVID, internados, y quirófanos”, relató el personal, que difundió en redes sociales la afectación que sufrieron.

Igual, acusaron a los directores de Servicios de Salud de Pemex, Rodolfo Lehmann Mendoza y del nosocomio, Javier Madrigal Arana, de no escuchar el llamado de los trabajadores petroleros de cambiar de sede del nosocomio o “mandar a reconstruir el sistema de drenaje”.

Narraron que el agua que cayó y la falta de drenaje afectó todas las áreas del hospital, lo que obligó a los propios derechohabiente y trabajadores del hospital a tratar de sacar agua a cubetazos.

También al director general de Pemex, el tabasqueño, Octavio Romero Oropeza “le vale un cacahuate la situación de sus propios paisanos que laboran en la empresa “y que se le aporta tanto al país. Es inadmisible que siga pasando esto en contra de los trabajadores, eso es un crimen de lesa humanidad, que no debe permitirse más”.

En esa zona, es la Estación de Bombeo “Méndez”, ubicada en la esquina de Gil y Saenz y Abelardo Reyes, con ocho equipos de bombeo y capacidad de ocho mil 500 litros por segundo, que registró un funcionamiento irregular y causó la anegación de esa zona de Villahermosa.

Apenas, la semana pasada, la Secretaría de Bienestar del gobierno federal, terminó de entregar vales de apoyo de diez mil pesos por vivienda afectada por las inundaciones de las lluvias del Frente Frío numero 5.

 

Por