domingo , noviembre 28 2021
Home / EDUCACIÓN / Delfina Gómez Álvarez: Por la epopeya educativa

Delfina Gómez Álvarez: Por la epopeya educativa

Arnoldo Kissinger/ Contraste Político

“Nunca había ocupado la SEP una maestra de primaria, desde luego ha habido maestros universitarios, pero maestros de grupo, creo que nunca o pocos, porque al maestro Vasconcelos, se le decía maestro, pero era abogado de profesión y fue un gran maestro, pero de primaría y mujer, no creo”, anunció orgulloso, el presidente de la república, Andrés Manuel López Obrador, en su conferencia mañanera del lunes 21 de diciembre. Así presentaba a la maestra Delfina Gómez Álvarez, nueva titular de la SEP, que sustituía al salinista Esteban Moctezuma Barragán.

La rancia y aristocrática academia y sus testaferros regresaron a primer plano una frase que mencionó en campaña: “Yo jamás tomaría un centavo de nadien, que no sea producto de mi trabajo y de mi esfuerzo”. Ese fue el eje disparador de sus críticos para descalificarla sin piedad. “El nombramiento de la maestra Delfina Gómez agita el debate sobre el racismo y la misoginia en México”, fue el titular del diario español El País, en un reportaje en el que la nueva titular de la SEP, recibía el espaldarazo de varios intelectuales.

“En la mayoría de las críticas no se cuestiona su experiencia política ni profesional, sino que se utilizan su origen y su profesión para descalificarla. Esto es una muestra de los problemas de racismo que existen en México, aunque muchas veces esto se niegue o se silencie”, citaría el reportaje, entre otros, a Elisa Velázquez, investigadora del Instituto Nacional de Antropología e Historia.

Entrevistado en un programa de noticias del Grupo Milenio, Manuel Gil Antón, especialista en el tema educativo, apuntó, de manera reiterada, que sus maestrías en Pedagogía y en Administración de Instituciones Educativas. Además de los años que ella se desempeñó como maestra en un salón de clases, la hacía dueña de una mirada que los anteriores secretarios de educación de las épocas más recientes, nunca habían experimentado. “Vamos a encontrar una secretaria de educación que, con todas las limitaciones que las personas tenemos, con todas esas limitaciones y la complejidad de la SEP, va a tener una mirada que no se la platicaron. Que no se adquiere en Harvard, y que no se adquiere yendo a estudiar a las mejores escuelas internacionales, sino que se adquiere en esos 16, 20, 25 años de trabajo en el aula o como directora, coordinando una escuela”, dijo el profesor del Colegio de México.

Para Gil Antón, la maestra Delfina Gómez representa la irrepetible oportunidad de volverse escucha privilegiada de cientos de miles de maestras y maestros que han sido tratados como infantes. Ella, de acuerdo al especialista, puede convertirse en la articuladora de una reforma educativa que surja desde los especialistas de la educación; las y los maestros. “Y en eso, yo creo, que nosotros tenemos que aprovechar el hecho de que el magisterio encuentre el eco, que le entienda y que, con esa fuerza, la maestra Delfina pueda contribuir con el presidente no a administrar el sistema escolar, sino a dibujar un proyecto educativo para el país. Ojalá ni una crítica más por ser mujer, ninguna crítica más por ser maestra y ni una crítica más porque no pertenece a la aristocracia económica e intelectual de este país”, concluyó el académico.

Roberto González Villarreal, Lucía Rivera Ferreiro, Marcelino Guerra Mendoza, autores de la columna Cortocircuitos, publicada en Insurgencia Magisterial, después de hacer un recuento de la ascendente carrera de la nueva secretaria, concluyen, alejados del racismo y la misoginia: “Una maestra, de formación y de profesión, que luego se fue a la política, esa es la trayectoria de Delfina. Eso dice mucho de ella y de sus acciones, más no de su legado, donde lo más destacado es, quizá, no haber perdido la continuidad del perredismo en Texcoco, y la creación de la escuela particular de la que fue directora”.

Luego, acompañada de sus respectivos datos, el trio asienta en su columna, el gris trabajo que realizó Delfina como legisladora, desde el 2015, cuando llegó al Congreso, y la reforma educativa peñista estaba en su apogeo y “miles de maestros y maestras luchaban en las calles contra la reforma neoliberal”. Durante los tres años de la LXIII Legislatura, MORENA presentó 445 iniciativas de ley. “Delfina no tuvo iniciativa alguna, se sumó a dos, como toda la fracción parlamentaria; y se juntó con otros tres diputados para presentar otra. Calificar como mediocre su desempeño como diputada, es decir mucho. En pocas palabras, legisladora, si entendemos por ello a una representante popular que tiene como actividad preponderante incidir en la formación de leyes, no lo es. No lo fue, al menos en su paso por la Cámara de Diputados”, concluyen los columnistas.

Con su padrino Higinio

En la LXIII Legislatura, asienta el acucioso trabajo de investigación de los columnistas, la fracción parlamentaria de MORENA presentó 1191 iniciativas de puntos de acuerdo. Delfina participó en 47, la inmensa mayoría de veces como integrante de su fracción, en muy contadas ocasiones como proponente. “9 de las 47 proposiciones de puntos de acuerdo refieren cuestiones educativas. Ninguna sobre formación de profesores, aspectos curriculares, presupuesto, educación inicial, media superior, secundaria, posgrado, ciencia y tecnología. Nada de eso se encuentra en los intereses parlamentarios de Delfina”, dicen los investigadores.

Los analistas se dicen sorprendidos porque, siendo de la 4T, su participación fue nula en los debates, propuestas o luchas contra la reforma educativa del Pacto por México. “Nada, ni como diputada ni como senadora. Ninguna iniciativa para cancelar la reforma, para derogar algún artículo, reformar o adicionar algo a la Constitución de la república o a la Ley General de Educación”, lamentan.

Con personero de Elba Esther

Su condición de maestra, su formación en los ámbitos de la pedagogía y la administración educativa, han sido los elementos que el presidente y sus promotores han esgrimido como sus fortalezas, pero en su quehacer de los últimos años las cuestiones educativas no estuvieron en sus intereses personales. “Quizá a la maestra Delfina, la directora o la subdirectora sí le importaban, desde luego, pero ella dejó de serlo hace muchos años, cuando se dirigió a la política, y ahí sus preocupaciones no han sido las educativas. Lo único que ha propuesto sobre el tema es la iniciativa del emprendedurismo; que ya de por si habla mucho de su pensamiento educativo y transformador”, concluye el exhaustivo trabajo investigativo.

Por su parte, la columnista Martha Anaya, ha dicho, como otros observadores de la política educativa (Luis Hernández Navarro y Arturo Cano), que la nueva titular de la SEP, está ligada no sólo al Cacique de Texcoco, el senador Higinio Martínez, sino a la maestra Elba Esther Gordillo.

“En 2017, como candidata a gobernadora al Estado de México, Delfina fue apoyada por los elbistas Fernando González (yerno y operador político de la Maestra) y Rafael Ochoa (ex secretario del SNTE). Hace tres años, ambos hicieron pública su filiación a la candidatura de la profesora mexiquense”, informa la periodista.

El tiempo dirá, sí su condición de maestra, le dará para hacer la epopeya que tanta falta hace en la educación del país.

Compruebe también

Lanzan a niños a su suerte contra la violenta «tercera ola» de COVID

Sin información ni orientación clara y precisa a padres de familia, gobierno estatal pide que ...