domingo , diciembre 5 2021
Home / DESTACADAS / Sobre un pilar de corrupción, empresa-sindicatos, 4T construye Refinería de Dos Bocas

Sobre un pilar de corrupción, empresa-sindicatos, 4T construye Refinería de Dos Bocas

ROBERTO BARBOZA SOSA /CONTRASTE POLÍTICO

15/10/2021

DOS BOCAS.- El hartazgo por la explotación laboral, bajos salarios, robos de las horas extras, pagar para obtener el empleo, cuotas sindicales excesivas, sin medidas de seguridad laboral y ser tratados casi como esclavos, fueron las causas para que estallara la protesta de los obreros de la Refinería de Dos Bocas, Paraíso, finalmente reprimida por la policía antimotines, y desdeñada hasta por el presidente Andrés Manuel López Obrador.

Afirman estar en estado de indefensión ante la inexistencia de instituciones oficiales que puedan atender y resolver favorablemente sus quejas sobre las condiciones laborales. “No sólo se perdería tiempo, sino también los empleos”, aseguran obreros que no pueden expresarse libremente, a condición de perder el empleo.

La Refinería de Dos Bocas se construye, básicamente, sobre bases de la corrupción, donde están coludidos empresas y sindicatos. Todo solapado por la Cuarta Transformación, sostuvieron obreros de esa obra insigne de la 4T.

Testimonios de trabajadores de las distintas empresas, afirmaron que no existe autoridad que frene los abusos de los patrones, pues cuentan con el aval y complicidad de la secretaria de Energía federal (SENER), Rocío Nahle García.

La funcionaria antepone el interés de cumplir con la orden del presidente Andrés Manuel López Obrador, de que se inaugure la Refinería de Dos Bocas, para junio del próximo año, y por esa prisa no le importa que pasen por encima de los derechos de los trabajadores.

El obrero Mario “N”, –que igual que sus compañeros pidió el anonimato- recuerda que “cansado de la situación” laboral, en una ocasión estaba decidido a abordar a Rocío Nahle García, durante una de sus frecuentes visitas a la obra, para pedirle su intervención ante las injusticias en las que laboran.

“Si me van a correr, que me corran, pero tiene que saber como son tratados los trabajadores. Pero, finalmente no me atreví, por la necesidad del trabajo para sostener a mi familia”, relató el obrero.

Cualquier trabajador que se atreva a inconformar, al siguiente día, ya no se le permite ingresar a sus centro de labores y queda despedido. Existe una confabulación y férreo control de los sindicatos y las empresas.

Comentaron que cada vez que llega la secretara de Energía, para grabar sus videos sobre los avances de la Refinería, que luego presenta en las “mañaneras”, les advierten que tienen prohibido acercársele, ni tomar fotos ni grabar videos. Incluso, un día antes elementos de la Armada recorren y vigilan las zonas donde estará la funcionaria.

José “N”, soldador en uno de loas decenas de edificios en construcción, se dice decepcionado con su paisano Andrés Manuel López Obrador, quien les prometió que se respetarían sus derechos laborales y no estarían a merced de los sindicatos. Resultó todo lo contrario.

Son cerca de cinco sindicatos que controlan a los cerca de 30 mil trabajadores de la Refinería Dos Bocas – según afirmó el presidente de México –, donde el que ocupa mayor mano de obra es el de la empresa ICA Fluor Daniel S. De R.L. de C.V. con el Sindicato de Trabajadores y Empleados de la Industria Metalúrgica Mexicana, sus Ensambles, Maquila y Actividades Similares y Conexas, que manejan los hermanos Rubén y Raúl Hernández Daza.

Pero los cerca de cinco sindicatos que operan en la Refinería Dos Bocas, a cada trabajador le cobran 200 pesos semanales a los obreros especializados y 100 pesos a los obreros generales. Antes por proporcionarles un empleo en la Refinería, tienen que pagar mil pesos por persona.

Por ese solo concepto, en el caso de los trabajadores de ICA Fluor, con el cobro de la cuota semanal a los tres mil obreros generales, el líder sindical se lleva la suma de 300 mil pesos. Otra cifra similar por la cuota a los trabajadores especializados.

Además, los dirigentes sindicales reciben una buena “cuota” por parte de la empresa, para que mantengan controlados a los trabajadores.

Los obreros obligadamente tienen que pasar a pagar su cuota semanal, si desean continuar con su empleo, de lo contrario el líder sindical sólo llama a personal de la empresa para que ya no se le permita ingresar a la refinería. Igual, ocurre con el trabajador conflictivo o inconforme con las condiciones laborales.

Desde que inició la obra de la Refinería, ese ha sido el modus operandi de empresas-sindicatos, ante la inconformidad general de los trabajadores con los bajos salarios y prestaciones, así como las condiciones en las que laboraban.

A inicio de este año, sin embargo, empezaron las manifestaciones de inconformidad, hasta que finalmente los trabajadores decidieron efectuar un paro de labores en la Refinería, los días 15, 16 y 17 de febrero pasado.

Fue así que ICA Fluor y el Sindicato firmaron un acuerdo, con la promesa de instalar comedores para tres mil trabajadores con derecho a media hora para tomar los alimentos.

Pero, persiste la inconformidad, pues media hora es poco tiempo para comer, “casi hay que tragarse la comida”, sostiene Juan “N”, quien relata que en varias ocasiones han tenido que dejar los alimentos por estar “agrios”, en estado de descomposición.

La empresa se comprometió también a entregar uniformes y renovarles cada tres meses; mascarillas, cascos, herramientas, hielo y agua, limpiar con mayor frecuencia los baños e iniciar la jornada de trabajo a las 7.00 horas de la mañana, pero no se especificó la hora de salida.

Y esa es uno de las mayores quejas de que pues la salida es a las 17.00 horas, tres horas más de la jornada laboral, y nunca les quieren reconocer las horas extras. Además consideran que los salarios “son demasiado bajos”.

ICA Fluor le paga a un ayudante general dos mil 319.73 pesos semanales; a carpinteros, fierrero, albañil y andamiero de primera, dos mil 735 pesos; mientras a a carpintero, fierrero, albañil y andamiero especialistas, tres mil 112.19 pesos. A ellos se le sumarán 694 pesos por tres horas extras.

La protesta que estalló nuevamente, el miércoles 12 pasado, fue para exigir un horario de trabajo de las 7.00 horas a las 13.00 horas del día; una hora de comida, apoyos de transporte a las comunidades cercanas, incluidas, Comalcalco, Chiltepec, Bellote, Cupilco; “mejoras en la comida” con variedad, pues todos los días les proporcionan puerco, uniformes cada 2 meses, zapatos cada tres meses, reconocerles las faltas por enfermedad o justificadas e incapacidades, terminar con el cobro de cuotas sindicales, entra otras prestaciones.

Los trabajadores exigen sueldos y salarios netos a pagar sin deducciones, de siete mil pesos para Andamiero mas apoyo foráneo; siete mil pesos a Operador y ocho mil pesos a Maniobrista.

Para Albanil, Carpintero, Fierrero y Andamiero, solicitan un pago semanal de siete mil pesos; Ayudante general, cinco mil 200 pesos más apoyo foráneo.

Para Eléctrico, siete mil pesos más apoyo foráneo; Operadores de plataforma, siete mil 500 pesos; Operador del manipulador y Bat Cat, ocho mil pesos; Paileros y Soldador de primera, 8 mil 500 pesos; Soldador especialista, nueve mil pesos; Tuberos, nueve mil pesos; Cabos, nueve mil pesos.

Pero en esta ocasión, no atendieron sus demandas, sino por el contrario les enviaron a la policía antimotines como respuesta. Y recibieron el desdén de las autoridades, incluido el presidente de la República.

López Obrador declaró que era “un paro momentáneo, porque se están disputando la titularidad del contrato. Se va a buscar que haya un acuerdo, pero son asuntos que tienen que ver con los líderes. Los trabajadores tienen todas sus prestaciones y sueldos justos”, sostuvo.

Por su parte, la secretaria de Energía (SENER), Rocío Nahle García minimizó completamente el conflicto e incluso se colocó del lado de la empresa ICA Fluor.

Enfatizó que la construcción de la refinería de Dos Bocas “genera empleo, y todos los trabajadores quienes son lo más importante, tienen sus prestaciones sociales y laborales de acuerdo a la ley”, y compartió el comunicado de la empresa.

Guadalupe Phillips, directora general de ICA México, afirmó que ICA “siempre ha priorizado la seguridad y salud en el trabajo. Cumplimos puntualmente con todas las obligaciones patronales y salariales de sus trabajadores. Atendemos la situación en Dos Bocas con responsabilidad, apego a la ley y respeto a los acuerdos contractuales”.

Actualmente, ICA Fluor es la empresa que tienen el mayor contrato en la Refinería al obtener la adjudicación del paquete 1, consistente en la mayor planta combinada para elaboración de combustibles y la coquizadora para separación de productos, con el presupuesto más alto asignado hace un año entre las grandes contratistas para un solo paquete de 50 millones de dólares.

Luego, en septiembre del 2020, cuando la empresa estadounidense Kellogg Brown and Root (KBR), determinó cancelar su contrato en Dos Bocas, se designó a ICA Fluor y a la ítalo-argentina Techint continuar con la construcción de los paquetes 4 y 6 de la refinería.

Allí también están presentes Fluor Enterprises, Samsung Engineering y Asociados Constructores DBNR, y empresas subcontratadas por esas compañías, como FIRESA, ITISA, PIMOSA, CIMAESA, entre otras.

El 2 de junio del 2019, al iniciar la construcción de la Refinería, el presidente Andrés Manuel López Obrador dijo que los sindicatos y empresas se deberían conducir con honestidad; “cero corrupción, cero influyentismo”. Los obreros creen que nada de eso se cumplió.

 

Compruebe también

Usura de Infonavit en la 4T, peor que en el periodo «neoliberal»

ROBERTO BARBOZA S. /CONTRASTE POLÍTICO VILLAHERMOSA.- En 1993, Marisol Martínez García aún soltera trabajaba en ...