domingo , diciembre 5 2021
Home / DESTACADAS / Detiene FGR a involucrado con gobierno para interceptar celulares

Detiene FGR a involucrado con gobierno para interceptar celulares

CIUDAD DE MÉXICO – Las autoridades mexicanas realizaron su primer arresto en el escándalo global de espionaje que rodea al malware Pegasus, encarcelando a un técnico que trabajaba para una empresa privada por acusaciones de que estaba involucrado en intervenir ilegalmente el teléfono de un periodista de televisión.

La policía detuvo al hombre el 1 de noviembre y un juez de la Ciudad de México ordenó su encarcelamiento mientras continúa la investigación, según un comunicado de la Fiscalía General de la República.  Los medios locales lo identificaron como Juan Carlos García, ex empleado de Proyectos y Diseños VME, parte del grupo empresarial KBH.

Las autoridades no identificaron al periodista que fue vigilado.  Pero Carmen Aristegui, una conocida reportera de investigación, reveló el martes que el caso involucró la interceptación de su teléfono en 2015 y 2016.

 Pegasus es un producto de NSO Group, una firma israelí que dice que otorga licencias del malware a los gobiernos para perseguir a terroristas, narcotraficantes y otros criminales.

La compañía dice que analiza cuidadosamente a sus clientes y corta a aquellos que abusan del software.  Pero el Departamento de Comercio de Estados Unidos incluyó recientemente a la firma israelí en la lista negra, diciendo que los gobiernos habían utilizado su software espía para «atacar maliciosamente» a políticos, periodistas, activistas, académicos y otros.

Cuando se le preguntó por la reacción al arresto de México, NSO dijo que sus productos «solo se venden a entidades gubernamentales aprobadas y aprobadas, y no pueden ser operados por empresas privadas o individuos».

«Lamentamos ver que, una y otra vez, el nombre de la empresa se menciona en los medios de comunicación en eventos que no tienen nada que ver con NSO», dijo la empresa en un comunicado.

García no se declaró culpable y no fue posible localizar a su abogado el martes.  Uri Ansbacher, el director de KBH, que ya no está en el negocio, ha negado cualquier participación en el espionaje ilegal.

Software israelí utilizado para piratear teléfonos de periodistas y activistas en todo el mundo.

Las escuchas telefónicas en México explotaron en los últimos años, con la nueva tecnología que permite la expansión de prácticas de décadas arraigadas en el pasado autoritario del país, según analistas y ex funcionarios.

El gobierno de México ha reconocido gastar millones de dólares para adquirir Pegasus para su Ministerio de Justicia y agencia de espionaje nacional, el CISEN, pero dice que terminó dichos contratos en 2017. Los grupos no gubernamentales identificaron señales del software espía NSO en los teléfonos de 26 periodistas, activistas y  políticos entre 2015 y 2017, lo que provocó indignación.

Lo inusual del arresto de García es que no trabajó para el gobierno sino para una empresa privada que autorizó el software espía en nombre de NSO Group, según los fiscales.

“Creemos tentativamente que él es la persona que operó el sistema [en México] y podría ser de gran importancia para la investigación”, dijo Ricardo Sánchez Pérez del Pozo, fiscal, en el programa de radio diario de Aristegui.

La acusación plantea la posibilidad de que ejecutivos de empresas estuvieran involucrados en una red de espionaje paralela “para su propio beneficio, pero en coordinación con altos funcionarios mexicanos”, dijo Leopoldo Maldonado, director de México para el Artículo 19, un grupo de libertad de prensa que ha apoyado a Aristegui.

Aristegui dice que su teléfono fue infectado por Pegasus en 2015, luego de que ella y un equipo de reporteros revelaran una historia sobre un sospechoso negocio de bienes raíces que involucraba a la esposa del entonces presidente Enrique Peña Nieto.  El hijo de Aristegui, que entonces tenía 16 años, y uno de sus colegas también fueron atacados, según una investigación de Citizen Lab, un centro de investigación tecnológica de la Universidad de Toronto, y varios grupos no gubernamentales mexicanos.

Más preguntas sobre el abuso de Pegasus surgieron este verano, en una investigación realizada por The Washington Post y 16 socios de medios que encontró signos del software espía en intentos y exitosos ataques de 37 teléfonos inteligentes pertenecientes a periodistas, activistas de derechos humanos y empresarios de todo el mundo.  Sus números aparecieron en una lista de más de 50.000 teléfonos concentrados en países que se sabe que han sido clientes de NSO.  Casi un tercio de los números estaban en México.

Los periodistas descubrieron que la lista incluía números de decenas de importantes políticos mexicanos, así como de representantes sindicales, periodistas y activistas cívicos.  Forbidden Stories, una organización sin fines de lucro de periodismo con sede en París, y Amnistía Internacional, un grupo de derechos humanos, tuvieron acceso a la lista y la compartieron con las organizaciones de noticias.  NSO dijo que las cifras «no eran una lista de objetivos de Pegasus o posibles objetivos».

(Información de The Washington Post)

Compruebe también

Usura de Infonavit en la 4T, peor que en el periodo «neoliberal»

ROBERTO BARBOZA S. /CONTRASTE POLÍTICO VILLAHERMOSA.- En 1993, Marisol Martínez García aún soltera trabajaba en ...