JONUTA, Tab., (Contraste Político).- No sólo son acusados de homicidio, sino también la policía preventiva municipal de Jonuta, bajo las ordenes del alcalde perredista Tito Filigrana Castro, también está dedicada a cometer otros delitos como asaltos y robos.

Por ejemplo, existe la sospecha fundada de que los policías saquearon el Parador Ecoturístico y Cultural “Usumacinta”, ubicado sobre la carretera, antes de la entrada a Jonuta.

Existen indicios, que por orden del alcalde jonuteco, a través de su director policiaco, policías municipales cometieron el acto de pillaje contra ese negocio, único en sus características en el municipio. Arrasaron con el mobiliario y con todo lo que pudieron cargar.

Casualmente, el Parador Ecoturistico y Cultural, se ubica junto al “retén” policial y alambrada que colocó Filigrana Castro en el acceso a Jonuta.

Pero en el lapso de esa noche del saqueo del inmueble privado, la policía se “retiró” por unas horas. Coincidentemente el negocio fue hurtado con total impunidad.

Luego de consumarse los hechos delictivos, la policía municipal regresó para instalarse nuevamente en el retén, cuando el delito ya se había efectuado. Los jonutecos afirman que los delitos en el municipio los realiza la policía municipal.

La ciudadanía no le teme a los delincuentes, sino a la conducta gangsteril con la que se conducen los policías municipales, bajo las ordenes de los jefes y complicidad y connivencia del alcalde, quien es hermano del que fuera una de las gentes más cercanas del exgobernador Arturo Nuñez, Juan Filigrana Castro, quien recibió de regalo una Notaría Pública.

Apenas el pasado fin de semana, tres policías municipales de Jonuta, fueron imputados por homicidio doloso, tras ser asegurados con prisión preventiva, informó la Fiscalía General del estado (FGET).

El 19 de abril, un grupo de policías detuvo a un matrimonio, con domicilio en la Ranchería Capital de Jonuta, acusados de deambular en la vía pública, con lo que la pareja violaba el “toque de queda” impuesto por el alcalde perredista Tito Filigrana Castro.

Jorge Luis Vazquez, discutió por su derechos con los policías e intentó escapar, pero lo detuvieron, esposaron, lo subieron a la patrulla y falleció por lo golpes recibidos.

“En cumplimiento a su obligación de procurar justicia de manera imparcial a la ciudadanía tabasqueña, la Fiscalía General del Estado dio cumplimiento a la orden de aprehensión en contra de tres elementos activos de la Policía Municipal de Jonuta, por su presunta responsabilidad penal en el homicidio de un ciudadano que perdió la vida luego de haber sido detenido por estos”.

Sin embargo, la Fiscalía no informó sobre si fue llamado a declarar y si hay imputación contra el alcalde de Jonuta.

Sólo mencionó en un comunicado que el Fiscal del Ministerio Público dio inicio a la carpeta de investigación, generando de inmediato las acciones que permitieron recabar datos para determinar la presunta participación de los tres elementos en los hechos ocurridos el 19 de abril pasado, y

que se reportaron tras el fallecimiento de la víctima luego de haber sido llevado a los separos de la Dirección de Seguridad Pública Municipal.

“Durante el desarrollo de las diligencias, personal del Centro de Procuración de Justicia de esa demarcación garantizó la imparcialidad en las indagatorias, ante las manifestaciones que generaron familiares de la víctima y pobladores”.

En seguimiento a las investigaciones, fueron detenidos los policías Miguel “N”, Ulises “N” y Carmen “N”, mediante una orden de aprehensión girada por el Juez de Control de la Región Judicial 1, bajo la causa penal 022/2020, y por el delito de homicidio doloso en autoría indeterminada.

Una vez presentados ante la autoridad judicial, esta resolvió dictar la medida cautelar de prisión preventiva, en tanto se define su situación jurídica. Este sábado, la defensa solicitó la ampliación del término para la audiencia de vinculación a proceso, la cual se llevará a cabo próximamente.