ELECTORALOPINIÓN

La marcha fifí: Por Rodolfo Lara Lagunas

HISTORIAS que contar

Rodolfo Lara Lagunas**

1
A los 18 años me inicié como profesor rural en una comunidad indígena que contaba con menos de mil habitantes. A medio año escolar hubo elecciones en el estado para elegir a los diputados locales.

Un día nos reunió la directora para informarnos a Julio y a mí (ambos profesores) que un día antes la visitaron el Ayudante Municipal y el Comisariado Ejidal para decirle que en la semana siguiente llegaría a la comunidad el candidato a diputado local por el Partido Revolucionario Institucional. Y que estuviéramos pendientes para ver en que podíamos ayudarles.

Nos retiramos de la reunión con más dudas que informaciones ciertas. Sólo se nos informó que era un licenciado y que pertenecía al partido oficial. Así que ignorábamos en qué podíamos serles útiles.

Llegó el jueves de la semana esperada, y para mi sorpresa, como a las diez de la mañana, entró la directora a mi salón para informarme que ya el candidato había llegado al pueblo, pero como no había llegado la gente a la placita, no se había realizado el acto político y el licenciado pidió , por lo menos, hablar con los alumnos de mayor edad de la escuela primaria; y cómo yo era el profesor de tercer año y tenía a los alumnos mayores (entre 13 y 15 años) me pidió recibir al candidato.

Esa era la ayuda, me supuse, que le habían pedido a la directora y ella a nosotros. Así que, sin mayores problemas el licenciado ingresó al grupo con otros dos abogados y dos jóvenes que sostenían una manta que decía “El pueblo de Cuentepec apoya entusiastamente al candidato de la Revolución Mexicana”.

Y enseguida venía su nombre, que honestamente no me acuerdo. Y en los extremos de la manta el logotipo a colores del PRI. Pusieron la manta, sostenida por dos palos en la pared dónde estaba el pizarrón.

4
Junto al pizarrón estuvimos el candidato, su comitiva, los tres profesores y los dos jóvenes. Enseguida presentó la directora al candidato y de inmediato éste empezó hablar. Por más de media hora habló de las acciones revolucionarias de su partido pidiéndole a los alumnos que llevaran ese mensaje a su casa.

Al terminar su discurso preguntó al grupo. si alguna o algún alumno deseaba tomar la palabra para expresar una duda u opinión. Silencio.

Después de algunos segundos en que nadie habló, el candidato, ya molesto, preguntó a los que formábamos el presídium, si deseábamos intervenir. Silencio. Como ni las autoridades ni la directora intervinieron se me ocurrió a mí decir algunas palabras, al ver el rostro endurecido ante el fracaso de su intervención.

Licenciado, le dije, los alumnos estuvieron siempre callados y nadie habló, no por falta de respeto o interés, sino porque ninguno habla español, aquí todo el pueblo habla náhuatl,

Y si los campesinos no vinieron al mitin, aunque me consta que les avisaron, es porque todos están trabajando en el campo y las mujeres están en el río lavando ropa y acarreando agua para sus hogares. Y como acabo de ver que, uno de los jóvenes tomaron fotos del grupo y del presídium, pienso, que si las publican, creo que no le van a ayudar porque todos son menores de edad y lo harían quedar mal.

Además, la manta dice que el pueblo lo apoya, pero no hay pueblo. Esto tampoco le conviene publicarlo. Es todo lo que tengo que decir, licenciado. Gracias.

La mirada dura del candidato me informó de su enojo. Se despidió de todos, molesto, y le pidió a la directora que lo acompañara al siguiente pueblo,
__Parece que al licenciado no le gustó lo que dijiste, me dijo Julio.
__Pero yo no le veo el problema. Le dije la verdad, pero sin malas intenciones. Lo bueno es que nunca más lo volveremos a ver.

5
Al día siguiente la directora me llamó al patio. ¡Ay maestro! El licenciado se fue furioso contra usted.
__Pero si se lo dije sin afán de criticarlo o reclamarle, y además le hablé con la verdad. ¿Cómo hablarles con un idioma que no entienden? Siendo, además, menores de edad
que no saben nada de política. Yo mismo, soy un analfabeto político ¡ni empadronado estoy!
__Pues sí. Y tiene usted razón
__Además ¿cómo hacer un mitin con gente que trabaja a esa hora? Lo hubiera hecho en la tarde.
__Si, maestro; le repito, usted ha dicho la verdad, pero cuídese.
__¿Por qué?
__Es que me preguntó que si usted era comunista.
__¿Comunista? Y ¿eso que es?
__Pues ni yo lo sé. Pero me dijo que odia a los comunistas.

6
Semanas después volvieron el Ayudante Municipal y el Comisariado Ejidal para pedirle de favor que los acompañáramos el próximo domingo, día de las elecciones, para ayudarles a escribir todos los documentos que se usan en la jornada electoral Como la directora tenía ya un compromiso nos pidió a los dos profesores que nos encargáramos de esta tarea.

Quedamos de vernos media hora antes del inicio del proceso para ponernos de acuerdo en el desarrollo de la jornada electoral. Nos presentamos los involucrados y les preguntamos a las autoridades si ya habían leído toda la documentación. Su respuesta fue sincera:__No le entendemos, por eso les pedimos siempre el apoyo a los maestros.

Julio y yo nos pusimos a leer de inmediato los documentos. Vimos que no era difícil y sacamos de un aula una mesa y unas silllas. Les pedimos a las autoridades que estuvieran también acompañándonos. Por un momento, mientras nosotros nos sentamos, ellos se miraban uno al otro sin comprender lo que les pedíamos.

Finalmente, el Ayudante municipal preguntó:
__ ¿Para qué nos vamos a sentar?
__Pues para esperar a que venga la gente a votar. ¿Para qué otra cosa?
__Mestros, es que aquí el pueblo no vota.
__¿Cómo? Entonces ¿qué estamos haciendo aquí?
__Pos pa escribir los papeles que tenemos que llevar al presidente municipal de Temixco.
__Pero ¡sería escribir mentiras! ¿Por qué mejor no hacemos una acta en dónde escribimos que no hubo elecciones porque el pueblo no se presentó?
__¡No mestros! ¡Nos va peor!. Hace unos 12 años otros maestros hicieron lo que ustedes quieren y en la noche vino la judicial para llevarse presos a las autoridades a Temixco y alueguito nos aumentaron los impuestos. Maestros, ayúdenos a escribir esos papales que a nosotros ni nos sirven ni nos importan y así le evitamos un daño al pueblo.

Ante ello y viendo la cara de ruego y de preocupación de las autoridades no nos quedó más remedio que escribir mentiras. A los 18 de edad, Julio y yo conocimos lo que era la democracia priista en México. Era, según la fraseología de la época, un triunfo más de la Revolución Mexicana.

Al día siguiente la prensa local lo confirmó: el PRI había obtenido un triunfo arrollador, con sus candidatos, en todo el estado de Morelos. ¡La democracia había triunfado! ¿Voto libre? En dónde, me pregunté.

7
Esas elecciones y el licenciado me abrieron los ojos en la vida política de mi país. De ahí pal real me metí a la grilla sindical, cuya democracia estaba igual a la política. Eran almas gemelas. Empecé a asistir a reuniones y mítines de izquierda.

Pronto descubrí la represión para los que pensaban diferente, políticamente hablando: desde las sanciones y persecuciones en el trabajo hasta la cárcel, el destierro, las desapariciones y los asesinatos a los disidentes. Se me vienen a la memoria los nombres de Ruben Jaramillo, esposa y tres hijos menores de edad, asesinados por el ejército cerca de dónde yo trabajaba, el cese de maestros y el encarcelamiento del digno maestro Othón Salazar, de los 15 mil ferrocarrileros cesados y sus líderes encarcelados, Demetrio Vallejo y Valentín Campa, de los asesinatos de los maestros guerrerenses Genaro Vázquez y Lucio Cabañas. Y ¿Cómo olvidar los miles de jóvenes encarcelados por marchar y hacer mítines y la matanza del 2 de octubre de 1968?

En lo que a mí respecta este es el testimonio de la represión en el trabajo: “Este Comité Ejecutivo Nacional, se permite, elevar a usted su más enérgica protesta, por la designación que ha hecho a favor del C.Profr. Rodolfo Lara Lagunas, como Inspector de Secundarias en el Estado de Sinaloa.

Fundamentamos nuestra protesta en que el citado profesor Lara Lagunas, se ha distinguido- algo que me sigue honrando-como agitador de nuestros compañeros del Estado de Querétaro, en contra de las autoridades educativas y del sindicato, lugar en dónde se desempeñaba como director de la Escuela Secundaria Federal de San Juan del Río y que como premio a su labor negativa se le asciende.”

“Profr Justo A. Zamudio, al hacer de su conocimiento lo anterior, hemos de agradecerle girar sus respectivas órdenes a fin de que deje sin efecto dicho nombramiento y por eso el retiro del citado profesor Lara Lagunas del Estado de Sinaloa.”

Firmaba el escrito el Secretario General del CEN del SNTE, profr. José Luis Andrade Ibarra. La petición tuvo efecto: me quitaron la Inspección y me corrieron de Sinaloa. Pero, además, no les permitieron a mis cuatro hijos la inscripción en la escuela primaria pública, en donde habían estudiado el curso anterior, debido a que su padre era disidente. Eso dijeron.

Por lo anterior, resulta risible el llamado a la marcha fifí del próximo domingo del líder priista y su supuesta defensa de la democracia: “Defender la democracia en nuestro país es el mayor compromiso que como mexicanos debemos asumir, por eso, el PRI estará presente en la marcha del próximo domingo. ¡México nos necesita unidos en esta importante batalla”. ¡Con su PAN se lo coman!

Pero tampoco los del PAN tienen autoridad moral para convocar a defender la supuesta democracia agredida por la Reforma para transformar el Instituto Nacional Electoral. ¿Acaso creen que ya olvidamos el invento del desafuero del panista Vicente Fox contra Andrés Manuel López Obrador para sacarlo de la contienda presidencial de 2006? ¿Creen los cínicos panistas que ya olvidamos que su candidato Felipe Calderón fue impuesto por Fox con el silencio cómplice del PRI, como presidente “haiga sido como haiga sido”?
Tampoco hemos olvidado los moches millonarios que se repartieron los diputados y senadores, firmantes por el Pacto por México, para apoyar las llamadas Reformas Estructurales del corrupto Enrique Peña Nieto.
El pueblo tiene memoria. Por eso en esta hora el pueblo consciente le dará la espalda a los mercaderes de la democracia y de la compra de votos durante las elecciones. ¡México ya despertó!

**Fundador de Morena

Botón volver arriba