Manuel Rodríguez/Contraste Político.

03/05/2020

VILLAHERMOSA, Tab.- El uso discrecional que realizan los Ayuntamientos debería normarse en la Cuarta Transformación (4T), para evitar que los alcaldes de Morena, principalmente, hagan y deshagan como quieran del erario, tal es el caso de la presidenta municipal de Jalapa, María Asunción Silván Méndez.

Para este 2020, la alcaldesa morenista destinará como ella quiera parte del presupuesto para que los funcionarios municipales reciban prestaciones variables en efectivo y en especie que incluyen importes pagados una o dos veces en el año y un bono extraordinario de desempeño, otro bono extraordinario de actuación, prima vacacional, días adicionales, y estimulo de servidor público, entre otros.

La edil del Ayuntamiento de Jalapa, Profesora María Asunción Silván Méndez ejercerá en este año, de profunda crisis estatal y nacional, un presupuesto de de 273 millones 547 mil pesos, según montos aprobados por el Cabildo de ese abandonado municipio y publicado diciembre pasado en el Periódico Oficial del Estado.

De ese monto total, 183 millones 849 mil pesos, el 67 por ciento de todo el presupuesto anual, se destinará para el pago de percepciones ordinarias mensuales por concepto de sueldos, salarios y remuneraciones.

La plantilla laboral de este Ayuntamiento es de mil 172 personas, una burocracia muy abultada en proporción al número de habitantes jalapenses, y en nómina municipal destacan varios parientes de María Asunción Silván Méndez.

En Presupuesto del Ayuntamiento de Jalapa, publicado en el Periodico Oficial del estado, de manera inconcebible, establece que conforme a la disponibilidad presupuestal, la ciudadana presidenta municipal “podrá determinar de manera extraordinaria, bonos y compensaciones a los servidores públicos, así como estímulos por el desempeño de sus funciones y gratificaciones anuales otorgadas por fin de año o ejercicio fiscal”.

Esa “disposición” abre la discrecionalidad en las retribuciones que puedan percibir los funcionarios municipales allegados a la presidenta municipal.

En el presupuesto aprobado de Jalapa, aprobado también por el Congreso del estado también se considera un monto de 6 millones de pesos que no llegarán al municipio ya que serán descontados por la Secretaria de Finanzas del gobierno del estado como parte de los adelantos solicitados de las participaciones del Fondo Municipal durante el año 2019 para el pago de Aguinaldo y Prestaciones de fin de Año pagados el pasado mes de diciembre.

Por otra parte, este año se contempla el pago de 7.7 millones de pesos para el pago de deuda pública que al primer trimestre del año pasado llegaba a 75 millones de pesos. Monto que se suma al pago de laudos laborales para este año por un total de 3.6 millones de pesos.

Por lo anterior, el Ayuntamiento de Jalapa tiene comprometido el 6 por ciento del presupuesto municipal para el pago de pasivos.

A pesar de esto, entre los proyectos aprobados se encuentran celebrar el día de Reyes ejerciendo 620 mil pesos, y el uso de 386 mil pesos para gastos de operación del área de comunicación social del Ayuntamiento.

En medio de la pandemia la profesora es acusada por sus colegas del cabildo municipal, de efectuar gastos irregulares y tomar el presupuesto como patrimonio personal.

La alcaldesa morenista, quien devenga un jugoso salario de alrededor de 100 mil pesos, aunque por la opacidad se desconocen otras prestaciones que obtiene del Ayuntamiento, también tiene en desorden las finanzas municipales. Apenas a inicios de marzo quitó a los titulares de las direcciones de Finanzas, Manuel Villar Romero; Ernesto Priego López, de Programación y Presupuesto; y Santo García Zurita, de Administración.

 

 

 

Por