08/08/2020

VILLAHERMOSA, Tab., (Contraste Político).- Tres trabajadores de un rancho ganadero fueron torturados y asesinados con crueldad excesiva por un grupo delictivo, que posteriormente secuestró a la dueña cuando llegó a supervisar a sus empleados, en el predio pecuario ubicado en el municipio de Cárdenas, casi en los límites con Huimanguillo.

La propietaria del rancho ganadero posteriormente fue liberada por la policía, tras persecución por angostas carreteras que comunican a poblados y rancherías de Huimanguillo y Cárdenas, en hechos ocurridos la tarde del sábado.

A una de las víctimas le fueron cercenadas completamente, con arma punzocortante, el brazo y pierna izquierda, extremidades que dejaron arriba de la redila de una camioneta para transporte de ganado, mientras que el cuerpo quedó tirado en el suelo junto a ese vehículo.

Los cuerpos de los otros dos trabajadores fueron semiescondidos con tierra y plásticos, sobre el piso de concreto en el área de establos.

La escasa información proporcionada por policías preventivos municipales, testigos de los hechos, señala que fueron detenidos algunos de los homicidas y secuestradores.

Las autoridades de seguridad y justicia de Tabasco, como acostumbran desde que inició esta administración estatal, nunca proporcionan información sobre los hechos delictivos que se registran en la entidad.

Ni a través de comunicados ni directamente por sus titulares. El Fiscal General de Justicia del estado, Jaime Lastra Bastar, jamás ha presidido una conferencia de prensa, desde su nombramiento enero del 2019.

El polígono que conforman los municipios de Huimanguillo y Cárdenas, donde ocurrió este triple homicidio y el frustrado secuestro, es de los más riesgosos por la inseguridad. Es una zona controlada por una violenta banda dedicada al robo de combustible, asaltos carreteros, extorsión y homicidios.

En el primer semestre de este año, en los municipios de Huimanguillo y Cárdenas, se registraron 36 ejecuciones en cada uno, un total de 72 homicidios dolosos entre ambas demarcaciones.

Esa cifra representa el 25.6 por ciento de los homicidios dolosos registrados a nivel estatal en el primer semestre de este año, que fueron 281 casos, de acuerdo a las estadísticas del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP).

Luego del receso delictivo registrado durante el lapso de confinamiento, decretado con motivo de la pandemia del coronavirus covid-19, la violencia empieza a retornar a sus cifras promedios en Tabasco.

Durante la cuarentena los homicidios dolosos se redujeron en casi un 50 por ciento, pues en enero fueron 57 ejecuciones, en el febrero 55 asesinatos y en marzo 59 muertes violentas, pero en los meses de cuarentena, bajaron las cifras, pues en abril se registraron 35 víctimas y en mayo 30, y en junio cuando terminó el confinamiento obligatorio, se disparó a 45 homicidios dolosos.

A nivel estatal, en violencia delictiva, esos dos municipios sólo son superados por Centro, cuya cabecera es la capital Villahermosa, donde en el primer semestre del 2020, ocurrieron 81 ejecuciones, que significa el 28.8 por ciento del total estatal.

 

 

Por