Manuel Rodríguez/CONTRASTE POLÍTICO

09/09/2020

VILLAHERMOSA, Tab.- Ni nepotismo, ni tráfico de influencias, ni amiguismo se permitirá en el gobierno de la Cuarta Transformación, ha advertido el presidente Andrés Manuel López Obrador, pero parece que no quiere ver que esas conductas de los “neoliberales” y “conservadores” se repiten en los gobiernos de Morena.

Podría considerarse que son las familias felices de la 4T, pues varios parientes de políticos morenistas ocupan también cargos en el gobierno.

Son varios casos de coincidencia de que cuando un familiar obtiene algún puesto en la Cuarta Transformación, otro encuentran trabajo en el gobierno del cambio. Estos son solo algunos botones de muestra que presenta Contraste Político.

Por ejemplo, los familiares del Director General de PEMEX, Octavio Romero Oropeza, cuya hermana, María del Carmen Romero Oropeza, después de dejar la dirección de un Jardín de Niños en 1986, no requirió trabajar más o cuando menos no registra algún otra actividad laboral, hasta el año 2019, cuando su hermano es director de PEMEX.

El DIF nacional consideró que su perfil era el idóneo para ocupar un puesto como Subdirectora de Estancias Infantiles, en el Sistema Nacional para el DIF, trabajo que empezaría a desempeñar desde su casa ya que por austeridad republicana no contaba con oficina propia.

Es así que durante el año 2019 la hermana de Octavio Romero empezó a embolsarse $37,732.00 de forma mensual.

No es el único pariente de Octavio Romero Oropeza que la Cuarta Transformación considero como perfil idóneo para ser funcionario.

En la Secretaria de Finanzas del estado de Tabasco despacha Julián Enrique Romero Oropeza, Subsecretario de Ingresos de la Secretaría de Finanzas que después de laborar durante años en la iniciativa privada ahora debutó como funcionario de la 4T.

Otro caso similar es la de Adriana del Corazón de María Fernández Balboa, hermana de la senadora Mónica Fernández Balboa, que después de laborar con diferentes gobierno perredistas de Tabasco y Quintana Roo, una vez que su hermana llega al senado ella es contratada para un puesto dentro de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social, donde gana sueldo bruto de $62,042.00 mensuales y a pesar de no estar titulada gana más que una persona con maestría dentro de la misma área de labores.

Por cierto la senadora de Morena, además de devengar una dieta mensual de 100 mil pesos, mas gastos personales, tiene a su disposición a un grupo de diez empleados.

Entre ellos al médico por la UNAM, Esmelin Trinidad Vázquez, pero quien devenga un sueldo de 25 mil pesos, muy por debajo de la “asesora en materia legislativa”, Vanessa Lanestosa Cantón, quien sin contar cédula profesional, gana en el Senado, 55 mil pesos al mes, más otros privilegios. En Morena y el Senado aún no llega la supuesta «austeridad republicana» de la 4T, y tal vez no lo desee la senadora teapaneca.

A mediados de año 2018, Izcoatl Jiménez Vargas, hijo de Pedro Jiménez León y de la diputada morenista con licencia Nelly Vargas Pérez, era funcionario de la Secretaria Técnica en la administración de Arturo Núñez Jiménez, donde su papá era secretario de SEDAFOP, sin embargo se daba tiempo se promocionarse para una candidatura independiente por una agrupación denominada “Es Posible”.

Desde ese proyecto político fracasado soltaba fuertes señalamientos contra los gobierno y mencionaba que la ciudadanización de la política era la solución a muchos de los problemas que aquejaban a Tabasco.

No logro la deseada candidatura ciudadana, pero su estrella no dejo de brillar y con una madre que llegó al Congreso del estado y luego al Instituto Estatal de las Mujeres con la 4T, que le redescubrió sus dotes de funcionario, lo nombró representante del Programa Federal Jóvenes Construyendo el Futuro en Tabasco, por cuyo puesto cobra $55,711.00 de forma mensual y de cuyas actividades poco se sabe en la entidad.

Otro caso, es el del propio hermano del presidente Andrés Manuel López Obrador, José Ramiro «Pepin», quien despacha como subsecretario de Migración y Derechos Humanos de Tabasco, pero que carece del perfil para esos temas en los que supuestamente está ocupado, y por los cuales devenga un salario y prestaciones de casi 100 mil pesos mensuales.

¿Si sus parientes no ocuparan un puesto público, estas personas ocuparían el espacio que ahora ocupan dentro de la 4T?