VILLAHERMOSA.- En previsión de actos de pillaje, algunos negocios ubicados en colonias populares y cercanas a zonas de inundación, como las colonias Gaviotas y Casa Blanca, decidieron cerrar y tapiar con madera sus locales.

Principalmente, tiendas de conveniencia reforzaron la seguridad de los locales, con personal de vigilancia y colocaron tablas en ventanales y puertas.

“Pero si vienen grupos de vándalos me tendré que hacer a un lado”, comenta el vigilante de una tienda de conveniencia localizada sobre el malecón “Leandro Rovirosa”, en la margen derecha del río Grijalva, colonia Gaviotas Norte.

La mayoría de los negocios de estas colonias cerraron, vaciaron la planta baja y tomaron previsiones en caso de se inunde la zona. El Palacio de Justicia Federal, ubicado sobre el malecón también cerró operaciones.

También en el centro de Villahermosa, los negocios cercanos a la margen izquierda del río Grijalva, en su mayoría evacuaron y cerraron sus cortinas.

Apenas, el pasado domingo 8 y lunes 9 de noviembre pasado, tres negocios fueron objeto de pillaje por grupos de vándalos de la colonia Gaviotas Sur, fecha en que empezó a inundarse y actualmente casi está dos metros bajo el agua.

Incluso, una tienda de conveniencia y la pequeña sucursal de un supermercado que ya tenían unos 30 centímetros de agua en su interior, fueron saqueadas por jóvenes pandilleros.

Una noche antes, la sucursal de una abarrotera aún sin inundarse, también fue objeto de pillaje. Los tres negocios están ubicados sobre la avenida Aquiles Calderón, colonia Gaviotas Sur, y actualmente están casi dos metros bajo el agua.

Los negocios objeto de ultraje fueron sucursales de la tienda de conveniencia Oxxo, Bodegas Aurrera y Súper Sánchez.

Hasta ahora, la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana del estado (SSPCT), elementos que en su mayoría están asignados a tareas de auxilio de damnificados, no ha anunciado algún operativo para vigilar las zonas comerciales cerradas.

En la zona de la colonia Guayabal, al menos tres plazas comerciales afectadas por la inundación, los negocios tuvieron que cerrar sus operaciones.

 

Por