Arnoldo Kissinger/ CONTRASTE POLÍTICO

VILLAHERMOSA.- La calamidad, que en estos días cabalga rampante por territorio tabasqueño, ha encontrado quien le haga frente con valentía y corazón; la solidaridad de sus habitantes. De repente, en redes sociales, surgen iniciativas ciudadanas que sin aspavientos convoca, organiza, actúa con celeridad y buena fe y lleva alivio y aliento a la población damnificada.

«¡Nos estamos uniendo MUCHAS manitas listas para apoyar! Gracias a todos…», anunció en su Fan page Alejandra Café Boutique. Acompañaba su publicación una imagen con productos de primera necesidad.

Su siguiente publicación decía: «No fui yo, no fue ella, fuimos todos», y mostraba fotos de gente recibiendo un paquete alimenticio bien servido. Cada paquete de unicel tenía escrito, con plumón de aceite, una frase diferente; No estás solo, No pierdas la fe, Dios te bendiga, entre otras.

Juan Miguel Osorio Rodríguez, está tarde, compartió el vídeo de una enorme tina repleta de tamales al fuego. Además de saludar, anunciaba: «El día de hoy, de parte de mi familia, iremos a repartir unos cuantos tamalitos a la zona de Ixtacomitán y Boquerón, mismas que se encuentran severamente afectadas por cuestión de las inundaciones«, el vídeo mostraba el verde de la hoja de plátano envoltura del tradicional antojo tabasqueño.

Osorio Rodríguez, aclaraba que dicho post tenía la intención de mostrar que aún en tiempos adversos se puede compartir con el prójimo.

«Sea mucho o poco, lo que importa no es la cantidad de lo que ofrezcamos, sino la actitud con la que lo hagamos y la intención. Les invito a unirse a la causa y apoyar con lo que podamos a quienes en verdad lo necesiten. Dios proveerá y nunca nos dejará solos. Un fuerte abrazo y muchas bendiciones a todas las familias que se encuentran afectadas, el señor Jesúscristo está con ustedes», culminó su mensaje con evangélico tono.

El Universal Online, también dio cuenta de esta eclosión solidaria que la calamidad ha provocado en Tabasco. El medio informativo publicó un reportaje sobre la acción de Carnitas La Piedad, negocio de la familia Fragoso Lozano que preparan tortas que llevan a entregar a zonas inundadas.

«Ahora, los Fragoso Lozano llevan las carnitas a los damnificados de las inundaciones, quienes repiten constantemente una frase: ‘Estamos solos’, pues alegan que los apoyos del gobierno local se han quedado en los albergues temporales que se montaron dentro de escuelas y otros espacios, pero no se ayuda a las personas que decidieron no salir de su hogar por miedo a que haya robos y saqueos», consigna el reportero Alexis Ortiz.

La Red de Colectivas Feministas Tabasqueñas ha instalado un centro de acopio y se ha integrado a ese ejército anónimo que prodiga bienestar.

«Desde ayer, nuestras compañeras, se trasladan en bicicleta o auto para recoger los artículos que amablemente nos donan y que colocamos en unas mesas que nos prestaron los dueños de la estética canina TUI y CONFÍAEVENTOS para organizar las donaciones», dicen en la crónica de su faena del día.

Se muestran sorprendidas de que ayer apenas era una cartulina fosforecente la que anunciaba su Centro de Acopio, pero que hoy ya son dos lonas, regalos de los negocios de impresión de las calles aledañas, lo que hace más visible el lugar.

Así, hoy llevaron alimentos al albergue instalado en la escuela Delfina Grajales en la colonia Tierra Colorada. «La solidaridad de la gente nos sorprende. Hoy, de la Ciudad de México una sola persona nos donó diez mil pesos en efectivo para ayudar a la gente en desgracia», confió emocionada a este reportero una integrante de la Red.

El Comité de Desarrollo Turístico de Oxolotán, poblado en la Sierra de Tacotalpa, que fue de los primeros en recibir los embates del agua, hoy públicó : «Agradecemos a todos por su gran apoyo y tiempo que están disponiendo, en estos momentos de apoyarnos mutuamente».
También hicieron extensivo su agradecimiento a la persona que les donó el día de ayer un cerdo para la alimentación de los que están limpiando sus casas.

Y en Macuspana, pero en sus comunidades más apartadas, también brilla la solidaridad ciudadana. Así se deja ver en las publicaciones de Ever Gutierrez Hernández que en su primer post del día agradeció a Efix Soluciones de Guadalajara que le donó leche, pañales desechables y agua purificada para asistir a las rancherías cercanas a la suya.

Pero también agradeció a un «amigo anónimo» por su valiosa gestión. Ambas acciones, a decir de Ever Gutiérrez, hicieron posible «Apoyar a gente necesitada que tiene muchas carencias al estar aislados por la inundación. Se les apoyó con comida y medicamentos. Urgen médicos. Ojalá y algún doctor se sume a la causa de apoyar esta gente humilde y necesitada», escribió.

Este reportero admite que se queda corto, cortísimo ante ese maremágnun de solidaridad que inunda Tabasco.

En la ciudad de Macuspana, la parroquia de San Isidro Labrador, abrió sus instalaciones para recibir a damnificados e instaló un centro de acopio, a donde acuden afectados de las zonas inundadas para recibir el apoyo que entregan donadores.

Los coordinadores del albergue de la iglesia, ubicada en la esquina de Rayón y Morelos, solicitan también pañales tamaño chico, pues tienen a varias mamás con recién nacidos.

Este miércoles acudió un matrimonio de Villahermosa a donar ropa y bolsas de pan dulce para los damnificados en la parroquia de la iglesia católica, donde en su infancia fue monaguillo el actual presidente Andrés Manuel López Obrador, quien hasta ahora le debe mucho a sus paisanos en contingencia.

Media cabecera municipal se encuentra anegada por el río Puxcatán, afluente que junto con el Tulijá -que luego se llama Tepetitán-, mantienen inundadas decenas de Rancherías a donde no llega el auxilio oficial.

 

Por