20/02/2020

VILLAHERMOSA (Contraste Político).- Una riña y amotinamiento se registró durante la medianoche de este jueves en el Centro de Readaptación Social de Tabasco (Creset), la primera de este año en ese violento y sobrepoblado reclusorio tabasqueño.

Las autoridades del estado y principalmente el secretario de Seguridad Publica y Protección Ciudadana del estado (SSPCT), Hernán Bermudez Requena, bajo cuya jurisdicción se encuentra ese penal, nunca dio información oficial de los cruentos hechos, que según rumores el saldo fue de una veintena de reos heridos y dos muertos.

En los alrededores del Creset, ubicado en la zona de Ciudad Industrial, al norte de la capital tabasqueña, sólo se observaba la movilización de las fuerzas federales y estatales.

Este es el primer motín del año en ese convulso Reclusorio, y el segundo que le toca enfrentar al titular de la SSPCT, desde que asumió el cargo el pasado domingo 10 de diciembre. Bermudez requena también fue director del CRESET, hace tres sexenios. El anterior motin se registró el 16 de diciembre pasado.

En el pasado motín de diciembre fueron asesinados con armas blancas dos reos que purgaban penas por el delito de robo —con una diferencia de tres horas entre un homicidio y otro—. En el 2019, sumaron siete reos asesinados en el CRESET.

Este penal que acusa un 40 por ciento de sobrepoblación de reos, recibió una calificación de 6.12 en el Diagnóstico Nacional de Supervisión Penitenciaria 2019 de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), al ser reprobado en cuatro de los cinco rubros evaluados, y en el quinto renglón quedó como foco de riesgo.

 

Entre las irregularidades detectadas por la CNDH en el CRESET y que solicitó se atendieran, están la sobrepoblación y hacinamiento, deficiencia en los servicios de salud, la insuficiencia de programas para la prevención y atención de incidentes violentos; la insuficiencia de instalaciones necesarias para el funcionamiento del centro.

También resalta las deficientes condiciones materiales e higiene de instalaciones para alojar a los reos; inexistencia o deficientes condiciones materiales e higiene de instalaciones para la comunicación con el exterior y deficiencias en la alimentación.

En el rubro de condiciones para la gobernabilidad del penal, la CNDH detectó que existe Insuficiencia de personal de seguridad y custodia; y que existe “ejercicio de funciones de autoridad” por personas privadas de la libertad, condiciones de autogobierno/cogobierno; igual hay actividades ilícitas, así como la presencia de cobros por extorsión y sobornos.

 

En el rubro de reinserción social del interno, en el CRESET se realiza deficientes integración del expediente técnico-jurídico, separación entre procesados y sentenciados, y la Inadecuada organización y registros para el cumplimiento del plan actividades.

Hasta ahora no existe un proyecto definido para mejorar las condiciones carcelarias, por lo que se prevé continúen los problemas del Creset por un largo tiempo.