VILLAHERMOSA (Contraste Político).-A 67 pacientes afectados – de ellos un fallecido – por medicina contaminada aplicada en el HospitalRegional de Pemex en esta capital, en lo que representa el caso más grave de negligencia médica.

Petroleos Mexicanos, cuyo director general es el tabasqueño Octavio Romero Oropesa, reportó que de ese total 25 fueron hospitalizados, seis de ellos en terapia intensiva y 17 en el área general del nosocomio, así como 41 afectados están en supervisión en forma ambulatoria.

Los derechohabientes de Pemex fueron afectados por la aplicación de medicamento descompuesto – Heparina Sódica – durante el proceso de hemodiálisis de pacientes con insuficiencia renal.

El lote de medicina dañado, apenas lo habían recibido un día antes por parte del proveedor.

La hemodiálisis es el proceso de purificación de la sangre de los pacientes, pues los riñones ya no pueden efectúar ese proceso, y se les aplica el medicamento de Heparina Sódica para inhibir la coagulación sanguínea.

El sábado Pemex reportó que eran 14 los afectados que estaban en observación “en condición estable” y dos en terapia intensiva en “condiciones de gravedad”, y un paciente que llegó en “estado de choque” cuando regresó al sentirse mal por la medicina que le habían aplicado y falleció en el área de urgencias.

En el primer comunicado, Pemex mencionó que el jueves 27 de febrero y madrugada del viernes 28, recibieron en el Hospital Regional de Pemex en Villahermosa a cinco pacientes con temperatura alta y sudoración, por los efectos del medicamento en mal estado pues se habían sometido a hemodiálisis el día anterior.

Por esos hechos, el Hospital de Pemex presentó la denuncia ante la autoridad competente contra quien resulte responsable.

En un muestreo del medicamento para cultivo de bacterias del lote C188E881, con caducidad de enero 2021, adquirido a un proveedor, el miércoles 26 de febrero, fue “encontrando que en las tomas hubo desarrollo bacteriano”.

Se entregó un reporte de ese hallazgo a las autoridades sanitarias federales y locales, las cuales ordenaron el retiro del lote que resultó contaminado, mismo que fue asegurado.

Con esas evidencias, se integró la documentación necesaria, para iniciar la carpeta de investigación ante las instancias competentes, en contra del proveedor de dicho producto y contra quien o quienes resulten responsables.