VILLAHERMOSA, Tab.- (Contraste Político).- Las indecisiones de la Secretaría de Salud del estado, al modificar el Acuerdo para el manejo de cadáveres por Coronavirus Covid-19, podría catapultar la cifra de casos positivos de la pandemia, ya que ahora se permite a los familiares ver el cuerpo en la zona del hospital donde falleció y también puedan enterrarlo.

Siempre se careció de firmeza en la aplicación de la norma publicada en el Periódico Oficial del estado, el 28 de marzo pasado, en el que se ordenaba la cremación y que no se viera al fallecido por Covid-19, pero ahora se retractan, al reformar y adicionar artículos con supuestos protocolos que igual tienen el riesgo de que se incumplan.

Hasta ahora la Secretaría de Salud del estado, no ha logrado establecer un control para evitar una menor propagación del Covid-19, al grado que Tabasco ocupa el sexto lugar nacional –por encima de 26 entidades- en la tasa de incidencia.

 

La tasa nacional es de tres infectados por cada 100 mil mexicanos, y Tabasco supera esa cifra, con 5.21 enfermos con Coovid-19 por cada 100 mil tabasqueños. Y en tasa de mortalidad, con 0.35, el estado se ubica en el quinto lugar de la tasa nacional.

El nuevo acuerdo publicado en el Periódico Oficial del estado, con fecha 9 de abril, se reforman ocho artículos y se adicionaron dos más, en el que se es más laxo el manejo de cadáveres por Covid-19.

Incluso en este nuevo Acuerdo, a las autoridades les dio flojera establecer y precisar bien el Lineamiento de todo el protocolo general de este delicado tema, y sólo remitieron a las propias autoridades y población en general a lo que no se encuentre previsto en los presentes Lineamientos, “se estará a lo dispuesto por la Secretaría de Salud del estado de Tabasco y en su caso, de forma supletoria a lo establecido en la Guía de manejo de cadáveres por COVID-19 (SARS-CoV-2)”, emitida por el gobierno federal.

En el primer Acuerdo con los lineamientos, se ordenaba cremar los cadáveres, sin permitir el acceso a familiares para ver antes el cuerpo del fallecido.

Con la adición de un Artículo 3 Bis, cambia esa medida: “Antes de realizar el traslado del cadáver a la morgue de la unidad hospitalaria, se podrá permitir el acceso de los familiares y en su caso amigos, restringiéndolo a los más próximos y cercanos, quienes deberán de utilizar precauciones de contacto y gotas. Para ello se les dará la recomendación de no establecer contacto físico con el cadáver, ni con la superficies u otros fómites de se entorno que pudieran estar contaminados”.

De por sí no se ha logrado que el virus se propague en Tabasco, con este nuevo ordenamiento por supuesto que es latente una mayor afectación de la pandemia, al permitir que familiares y amigos ingresen en una zona infectada del hospital donde estuvo su pariente positivo del Covid-19.

 

Se permite que el interés particular esté por encima del general del estado, pues por muy dura que sea la medida y normas de bioseguridad, para el deudo que perdió a un familiar, en estos casos así lo exige la realidad.

Las carencias del sector Salud, las nulas y en otros casos endebles medidas y políticas públicas, tomadas hasta ahora para la contención de la pandemia, han propiciado que Tabasco ocupe los primeros lugares en casos positivos y sospechosos de la pandemia.

Ahora también se permitirá preservar el cadáver. El Artículo 7, señala que “no se deberá realizar embalsamamiento en caso de no contar con equipo de protección personal y capacitación sobre su uso adecuado”. O sea que si supuestamente tienen ese “equipo y capacitación”, se puede embalsamar.

Antes de ser modificado, el Acuerdo establecía claramente y sin interpretaciones: “Artículo 7. No se podrá realizar el embalsamamiento de los cadáveres”. Punto.

Se reformó el Artículo 11, que establece que “el destino final del cadáver será preferentemente mediante cremación, de no ser posible se practicará la inhumación en sepultura o bóveda, conforme a lo señalado en el Reglamento de la Ley General de Salud en Materia de Control Sanitario de la Disposición de Órganos, Tejidos y Cadáveres de Seres Humanos .

Antes señalaba que “el destino final será mediante su incineración”. También el Artículo 12, subrayaba que “no se permitirá el contacto con el cadáver, ni su visualización. El cadáver deberá estar en un féretro sellado”. Pero ya todo lo cambiaron las autoridades.

 

 

 

Por