VILLAHERMOSA (Contraste Político).- Es el Hospital donde mayormente se concentran los pacientes por coronavirus Covid-19, padecimiento que tuvieron que aprender sobre la marcha. Allí la comunidad médica y paramédica se ha concentrado para lidiar con esta nueva enfermedad, de la que hasta ahora nueve enfermos fueron dados de alta y siete fallecieron.

Es el Hospital Regional de Alta Especialidad “Dr. Juan Graham Casasús”, en donde se preparan para la posible interminable batalla que se avecina, con un mayor número de pacientes, en la tercera fase de esta pandemia.

Este Sábado Santo, 11 de abril, en la entidad ocurrieron tres decesos de pacientes con coronavirus covid-19, por lo que a la fecha en Tabasco la pandemia ha cobrado la vida de 12 tabasqueños. De ese total siete fallecieron en el Hospital “”Dr. Juan Graham Casasús”.

La Secretaría de Salud del estado, además reportaba este Sábado Santo nueve casos nuevos de covid-19, por lo que sumaban 143 pacientes positivos al virus. La entidad ocupa el sexto lugar nacional en la tasa de incidencia de casos y mortandad.

En cinco hospitales de Villahermosa eran atendidos 41 pacientes con enfermedades respiratorias agudas grave, de ellos solo 18 estaban confirmados como positivos al virus, otros 20 más aún esperaban resultados del laboratorio y tres fueron descartados como parte de la pandemia. De esos 41 pacientes hospitalizados, 19 estaban en el Hospital Regional de Alta Especialidad “Dr. Juan Graham Casasús”.

El director general de este nosocomio Víctor Manuel Narváez Osorio, relata que en total han atendido a 32 pacientes diagnosticados con el padecimiento, de los cuales actualmente 16 se encuentran hospitalizados.

En todo esta etapa de la pandemia, nueve fueron dados de alta con pronóstico favorable y siete fallecieron por complicaciones con enfermedades crónico-degenerativas.

Afirma que el Hospital está preparado y a la altura de lo que se requiere para afrontar la pandemia provocada por el COVID-19. Se cuenta con equipamiento y personal médico especializado y capacitado, que está luchando para ayudar a que se recuperen las personas que padecen el virus.

“Cuando un paciente con COVID-19 llega -externa el médico-, quisiéramos no verlo aquí, quisiéramos que estuviera en su casa cuidado, que se hubiera tomado todas sus medidas y que no hubiera llegado hasta acá. Pero si tiene que llegar, puede tener la certeza de que este hospital está preparado para luchar, para hacer lo humanamente (posible) para salvarlo”.

 

Narváez Osorio –con especialidad en Dermatología -informó que, como parte de la reconversión hospitalaria efectuada por la Secretaría de Salud, actualmente se cuenta con un área especial dotada actualmente con 109 camas.

“Nosotros buscamos que este hospital tenga 70 ventiladores y 190 camas para atender esta nueva patología de la que todos estamos aprendiendo”, reconoce el facultativo, quien también labora en su consultorio en el Hospital Ángeles.

Explica los protocolos sanitarios para el ingreso de un paciente con coronavirus al hospital de alta especialidad -Códigos Centinela y Beta-, y afirma que el reto de las instituciones del sector salud, es generar confianza, tanto en la población como en los trabajadores, que se siguen todas las recomendaciones de protección establecidas para evitar brotes dentro del nosocomio.

“Si nosotros no nos protegemos, si no tomamos todos nuestros protocolos y nuestras medidas de seguridad, no vamos a poder ayudar a quienes se enferman. Vivos podemos ayudar, de otra manera no se podría”, admite Narváez Osorio, quien es hermano del rector de la UJAT, Guillermo, de los mismos apellidos.

Enumera que se contrataron más de 100 médicos y enfermeras para fortalecer la plantilla del hospital. “Todos ellos, los que han venido y los que ya estaban aquí, son gente que están dispuesta a dar el extra y cuando se ha tenido que trabajar horas extras lo han hecho”, y pese a los temores que como todo ser humano tienen, poseen un alto sentido de responsabilidad.

Conmina a la población a cuidarse, para evitar la saturación de los hospitales. Es necesario que la ciudadanía contribuya a evitar la propagación de contagios, cumpliendo con las recomendaciones sanitarias establecidas por las autoridades federales y estatales.

“Lo ideal es que no salgamos de nuestras casas, que tomemos nuestras medidas de precaución, el estornudo de etiqueta; que si vamos a sitios de mucha aglomeración como los supermercados guardemos nuestra sana distancia y usemos nuestro cubreboca, pero sobre todo, que mantengamos el control de nuestras enfermedades crónico-degenerativas”, recomendó.

Por protocolo de seguridad, en el Hospital se suspendieron las actividades en la consulta externa y otras áreas no esenciales a un 90 por ciento, pero se da continuidad a los tratamientos de los pacientes con padecimientos oncológicos y de hemodiálisis.

“Tengo que pedir una disculpa a la población que ya tenía cita para oftalmología, medicina interna, traumatología y otras especialidades, pero era necesario cerrar el servicio para evitar el hacinamiento de personas en el hospital”, subrayó el director del nosocomio.