25/06/2020

VILLAHERMOSA, Tab., (Contraste Político).- Aunque con bastante medrosidad, parece ser que las autoridades de Tabasco al fin intentarán detener los altos índices delictivos registrados en el corredor Cárdenas-La Venta, cometidos por la banda encabezada presuntamente por Andrés Rodríguez Vasconcelos “Kalimba”.

La Fiscalía General de Justicia del estado (FGET), reportó este jueves que efectuó un cateo en un predio del Ejido Pejelagartero, Huimanguillo, que es la zona de operaciones del “Kalimba”.

Aunque desde el miércoles se localizó osamenta humana, se presume que son restos de varias personas, pero este jueves se recolectaron esas evidencia para iniciar las pruebas de genética.

“Durante el operativo ministerial de este día, fueron asegurados indicios relevantes, entre ellos, restos humanos y prendas de ropa, los cuales se asentaron en la carpeta de investigación correspondiente y con los que se dará seguimiento a las indagatorias”.

“Se procesó un sitio donde se hallaron restos humanos, para continuar con las investigaciones”, informó la Fiscalía este jueves 25.

Elementos de la Fiscalía General del Estado de Tabasco dieron cumplimiento a una orden de cateo en un predio del ejido Pejelagartero primera sección del municipio de Huimanguillo. También se buscaban armas, cartuchos y otras evidencias delictivas.

“En ese sitio se presume la comisión de hechos ilícitos, realizando el procesamiento del lugar con peritos criminalistas y peritos antropólogos; además que se contó con la presencia de elementos de la Policía de Investigación y el Fiscal del Ministerio Público”.

La orden de cateo fue girada por el Juez de Control de la Región Judicial Siete del municipio de Huimanguillo, en atención a la solicitud de esta institución de procuración de justicia que, en el ámbito de su competencia, investiga hechos ilícitos reportados en esa localidad.

El grupo delictivo que opera en la zona, ha cometido una serie de ilícitos, que van desde asaltos carreteros a todo tipo de transporte, secuestro, extorsión, ordeña de ductos, tráfico de huachicol y homicidios.

A esta banda de delincuentes se le atribuye el secuestro, tortura y ejecución de cuatro policías municipales de Huimanguillo, registrado el pasado sábado 6, y que fueron localizados la mañana del domingo 7.

Los homicidas les quitaron los cuatro rifles de asalto y armas cortas que cada uno de los uniformados portaba.

Los policías asesinados eran el jefe del grupo Adrián Sánchez Torres y sus compañeros Abenámar Ruiz Gerónimo, Marco Antonio Sánchez Méndez y Rubicel Córdova Alpuche, quienes fueron dejados muertos sobre la patrulla número 188, de la Dirección de Seguridad Pública Municipal de Huimanguillo, destacamentados en el poblado C-34 “Lic. Benito Juárez García”, Plan Chontalpa, pero que fueron interceptados por varias camionetas con gente armada en la zona del ejido Pejelagartero.

Igual, recientemente este grupo delictivo difundió en redes una videograbación donde flagelaban severamente a dos mujeres que laboran como “halconas”, en “castigo” por no vigilar bien su área asignada y no percatarse de un operativo policial.