DESTACADASSalud

Alerta en Tabasco al saturarse hospitales con pacientes COVID-19

Primer lugar nacional con ocupación de camas de hospitalización general

02/07/2020

VILLAHERMOSA, Tab. (Contraste Político).- Tabasco entró en zona de alerta de la pandemia del coronavirus covid-19, al ubicarse en la zona de seguridad en desocupación de camas de hospitalización general para Infección Respiratoria Aguda Grave (IRAG), del 30 por ciento, la más baja durante esta emergencia sanitaria.

El lunes 29 de junio pasado, la entidad aún mantenía un 36 por ciento de disponibilidad de camas de hospitalización, pero para este jueves continuó la saturación de pacientes internados al registrarse un 70 por ciento de ocupación hospitalaria.

Con este preocupante indicador de la pandemia en Tabasco, la entidad volverá a ser declarada en Semáforo Rojo, nivel de riesgo epidémico máximo, en la semana del 6 al 12 de julio.

La entidad encabeza el primer lugar nacional con la mayor ocupación de camas de hospitalización general de pacientes con infección respiratoria aguda grave.

El panorama epidémico se puede agravar, luego de un alta movilidad sin medidas sanitarias que se registró a partir de la apertura de comercios no esenciales luego de que el gobernador Adán Augusto López Hernández decretó el “Plan para la Transición Gradual hacia una Nueva Normalidad y la Reactivación Económica del Estado de Tabasco”. Y aunque dio marcha atrás a la reapertura de plazas comerciales, los altos contagios fueron inevitables.

En el día 32 de la “Nueva Normalidad” la entidad continuaba con incremento de contagios por el nivel de riesgo de adquirir la enfermedad, en consecuencia la demanda de atención médica y la saturación hospitalaria.

El sistema de salud de Tabasco, aún cuenta con la ventaja de contar con un mayor porcentaje de camas con ventilador para los pacientes más graves que necesita ser intubados.

Igual, tanto a nivel estatal como nacional se ha presentado el fenómeno de deserciones de personal de salud recientemente contratado, así como el ausentismo de empleados de base que han resultado positivo a coronavirus covid-19.

El subsecretario de Salud federal, Hugo López Gatell dijo que el problema de las deserciones es real, “ha sido un reto mantener al personal recientemente contratado” por el Instituto de Salud para el Bienestar (INSABI), dirigido por Juan Ferrer.

“Con respecto a COVID tomamos la acción emergente de contratar, ahorita son prácticamente 50 mil personas y hemos tenido un gran reto para poder retener a una proporción importante de ellas”, explicó.

Dijo que entre otras cosas se creó el Instituto de Salud para el Bienestar con el propósito de ordenar todo esto y de tener una oficina federal, una oficina nacional que permita precisamente regularizar todo el ambiente laboral del sistema nacional de salud y sus finanzas. Ese es el empeño”.

 

Etiquetas
Botón volver arriba
Cerrar