08/11/2020

VILLAHERMOSA (CONTRASTE POLÍTICO).- Cuando se tomaban acciones para salvar de una inundación a Villahermosa, sorpresivamente en otro punto al sur del estado, el caudal del río Puxcatán sobrepasaba casi dos metros su nivel de regulación y anegó amplias superficies de Macuspana, incluida su cabecera municipal, donde a la medianoche y toda la madrugada del domingo, su población buscaba ponerse a salvo.

En el municipio natal del presidente Andrés Manuel López Obrador, llegó tarde el auxilio oficial, pues durante toda la madrugada los afectados clamaban auxilio – pincipalmente lanchas y cayucos -para salir de sus viviendas, que en algunos puntos quedaron dos metros bajo el agua.

También pedían la apertura de albergues para poder refugiarse en este negro amanecer que vivieron.

El caos se apoderó de los afacetados y familiares, pues muchos buscaban ansiosamente a familiares que a esa hora estaban desaparecidos y temían lo peor. Sin embargo, este día no se reportaba ninguna víctima.

La zona más afectada fue la popular colonia El Castaño, ubicada en una especie de península por estar rodeada por el cauce del Puxcatán. El agua alcanzó varias cuadras cercanas a las riberas del río, entre ellas el parque principal.

El muro que protegía a esa zona fue rebasado por la corriente, por lo que la Estación de Bombeo del drenaje, tuvo que salir de operación pues también fue afectada por el caudal desbordado. A través de las redes sociales, durante la noche y madrugada, la población lanzaba llamados de auxilio para rescatar a personas de sus viviendas anegadas.

Las autoridades del Concejo Municipal – apenas con dos meses en funciones- quedaron rebasadas pues nunca advirtieron del riesgo y abandonaron a la población.

 

El Ayuntamiento de Macuspana, que gobernaba Morena, fue declarado desaparecido por el Congreso local, el pasado 5 de septiembre, por presuntas corrupción e ingobernabilidad, por lo que el alcalde Roberto Villalpando Arias y los regidores del cabildo completo solicitaron licencia, entre ellos la síndico primero, Concepción Falcón Montejo, cuñada del presidente de México.

PIERDEN TODO Y SIN APOYO OFICIAL

Además del Puxcatán, proveniente de la sierra norte de Chiapas, otros ocho ríos se desbordaron e inundaban amplias zonas de cultivos, ganaderas, comunidades rurales, así como caminos y carreteras de la planiecie tabasqueña.

La población de la colonia El Castaño, Macuspana, perdió todo el patrimonio de sus hogares, pues les tomó desprevenidos el desastre pluvial, y no les dio tiempo de salvar sus enseres.

Abenamar Martínez Martínez, con domicilio en la cerrada Libertad, colonia El Castaño, narró que quedaron bajo el agua refrigeradores, camas, comedores roperos, televisores, estufas. “Todo se echaron a perder”.

“Ningún gobierno ha venido a apoyar a la gente y necesitamos ayuda, provisiones, víveres”, pero también se necesitan embarcaciones para poder a ir a rescatar “lo poco que quedó dentro de las casas”, pidió.

Lamentó que el presidente Andrés Manuel López Obrador haya estado en Tabasco, “pero nunca jamás vino a apoyar a su pueblo, porque él es de aquí. Absolutamente no tenemos apoyo de nadie”.

Por su parte, el gobernador morenista Adán Augusto López Hernández reportó que se concentraron esfuerzos hacia el municipio Macuspana, afectado por el desborde de los ríos Tulijá y Puxcatán.

El titular del ejecutivo local dijo desconocer la cifra de afectados y los albergues abiertos por el gobierno del estado para atender a los damnificados.

Adán Augusto López Hernández reportó que disminuyó considerablemente el potencial de lluvias, el pronóstico para los próximos tres días es de que en la zona sierra habrán lluvias no mayores de 25 milímetros y prácticamente cero lluvias en el resto del Estado.

La presa Peñitas a las 6:00 horas de la mañana del domingo estaba desfogando mil 600 metros cúbicos por segundo y por la noche estaba a mil 300 m3/s. hacia el río Samaria. Villahermosa se protegió de ese caudal con la compuerta de Macayo, “que funciona adecuadamente, nunca se habían bajado sus compuertas, era una estructura sin funcionamiento”, dijo el gobernador.

El Instituto de Protección Civil del estado reportó que varios vados de agua afectaban tres carreteras federales y estatales, por ejemplo la carretera federal Villahermosa-Teapa, estaba inundada por ríos provenientes de la sierra en varios tramos.

El paso de agua de profundidad en esa carretera se ubicaba en la zona de Los Agaves, con tirantes de agua de 45 centímetros, por lo que no se permitía el paso a vehículos pequeños.

En la carretera estatal Jalapa-Tacotalpa, los vados se encontraban desde Jalapa a Tacotalpa, en la Glorieta de salida a Macuspana hasta la comunidad Ceibita, y por su profundidad, el paso a todo tipo de vehículos quedó cancelado.

Y en la carretera estatal Jalapa-Chichonal el vado a la altura del puente Candu del arroyo Chilero mantiene profundidad de 90 centímetros “con corriente violenta”, por lo que también, no se permitía el tránsito vehicular de forma general en la zona.

El Instituto de Protección Civil del estado informó que los ríos serranos se encuentran “estabilizados o disminuyendo”. El Carrizal ya se encuentra descendiendo en Villahermosa, el Puxcatán estable, pudiendo comenzar a descender por la tarde, el Grijalva y el Usumacinta crecen muy gradualmente, pudiendo quedar estables por la tarde sin esperarse un desbordamiento.

El río Samaria, cauce que recibe el desogue de la Presa Peñitas, “se mantiene creciendo, esperando un mayor desbordamiento y afectaciones importantes sobre su ribera”.

 

 

Por