sábado , abril 10 2021
Home / TABASCO / MORENA: UNA ALTERNATIVA QUE SE ALEJÓ DE LOS ELECTORES

MORENA: UNA ALTERNATIVA QUE SE ALEJÓ DE LOS ELECTORES

Jorge Ordóñez Álvarez*

 La conformación de Morena, primero como movimiento social y luego como partido político, bajo el liderazgo del hoy  presidente de la república, Lic. Andrés Manuel López Obrador, logró sumar un sinnúmero de ciudadanos simpatizantes de ese movimiento al igual que de otros partidos políticos y personas sin filiación partidista alguna, todos, molestos por la forma de conducir al país de los últimos presidentes en turno y sumado a los grandes escándalos de corrupción en los que se vieron envueltos éstos mismos.

El candidato presidencial durante la campaña, con la finalidad de contar con un Congreso de la Unión con legisladores de su mismo partido y poder avanzar en las reformas que el país requería así como en los congresos locales donde habría igual elecciones, solicitó votaran de forma masiva por Morena, a lo que le llamó 6 de 6. Los resultados ya todos lo conocemos, con la fuerza de la figura del candidato presidencial Morena logró un triunfo arrollador en todo el país.

Después del triunfo presidencial, así como de ambas cámaras, de las gubernaturas, de diputaciones locales y presidencias municipales; el reto era transformar a Morena en un verdadero partido, con estructura en todo el país. El camino era, que de manera inmediata, en un Congreso Nacional del partido,  reestructurara su dirigencia y se iniciara con ello  la consolidación del mismo; una tarea inmediata igual, era la capacitación integral con la filosofía Andresmanuelista, como eje rector, de todos los presuntos funcionarios tanto federales, estatales y municipales que entrarían en funciones en los seis meses siguientes,-es decir-, el partido tenía el tiempo suficiente para lograr ese objetivo y que éstos, una vez  capacitados, hicieran gobiernos diferentes.

Si bien es cierto, el Congreso Nacional morenista se llevó a cabo, pero se ratificó a la actual dirigencia interina, no se habló de acciones inmediatas para construir un gobierno distinto con sello propio como lo habían manifestado en la campaña y lo más grave, se empezaron a designar desde el centro a los dirigentes  estatales (muchos sin oficio y mucho menos tacto político), que actuaban más como gerentes que como dirigentes, se suspendieron las afiliaciones en todo el país a pesar de que muchos ciudadanos sin partidos pretendían incorporarse a esta nueva organización política que aparentaba ser distinta a las ya existente. Sin embargo, con el paso del tiempo, las prácticas al interior de Morena se fueron pareciendo cada día más a las luchas de las “tribus” que tanto criticaron en el PRD y quizás hasta más frontal por el manejo del partido en todos sus niveles, tan es así que, muchas de estas guerras intestinas han terminado en los tribunales.

Hoy, a dos años de ser gobierno en nuestro país y por ende en varios estados y municipios, no han sido capaces de organizar e ir a una elección real de dirigentes partidistas,  derivado de la lucha frontal que mantienen los grupos por el control del partido y han tenido que recurrir a un método poco confiable -las encuestas-, para tratar de elegir dirigente. Sin embargo, este ejercicio también ha sido severamente cuestionado por la serie de irregularidades que ocurrieron durante su desarrollo, puede hablarse de legalidad quizás, porque la otorgó el INE, mas no de legitimidad entre los afiliados y la ciudadanía.

Sin duda, el peso de la candidatura presidencial de AMLO, llevó a un sinnúmero de candidatos  morenistas a cargos federales, locales y municipales al triunfo, algunos severamente cuestionados en su pasado reciente por su desempeño con otras siglas partidistas, que son los mismos que hoy, con sus mismas prácticas de gobierno, están recibiendo el rechazo de la ciudadanía y exhibiendo a Morena como un partido más y con los mismos vicios y prácticas clientelares.

Hoy, el destino de Morena es incierto, con una dirigencia carente de legitimidad, a dos años de arribar al poder,  no han podido generar cuadros preparados e identificados con una nueva forma de hacer política. Algunos gobernadores ya han dictado quienes van a ser sus candidatos en el 2021, muchos de ellos carentes de identidad con la ciudadanía, otros forman parte de cotos de poder de la clase empresarial y por si fuera poco, alguno(a)s presidentes municipales con gris desempeño, han abandonado su municipio para ir tras una diputación local o federal. No sería extraño que Morena, ya sin AMLO en las boletas, viva el mismo fenómeno de PODEMOS en España, que, de ser primera fuerza política en el parlamento español, por no organizar y consolidarse como partido en lo inmediato y por los desempeños de sus miembros en el parlamento, en escasos cuatro años paso a ser cuarta fuerza electoral.

*Sociólogo, docente de la Escuela Normal de Educación Preescolar.

 

Compruebe también

Cirilo Cruz: En el trabajo con la gente está todo

Arnoldo Kissinger “En el 88, todavía era estudiante, entonces se crea el Frente Democrático Nacional ...