miércoles , marzo 3 2021
Home / CULTURA / HIJO DE LA LUZ

HIJO DE LA LUZ

Carmen Hernández Montalbán*

Su cuerpo era un desierto en la oscuridad. La tierra de su carne se agrietaba y la muerte preparaba acechante su zarpa sobre Nikola. Su espíritu ingrávido se elevaba y apenas un hilo de luz lo unía al mundo de los vivos como un cordón umbilical. Su madre, junto al lecho, dejaba caer entre sus labios consumidos  por el cólera, gotitas de suero que ella misma había preparado. Su mirada de enajenada preocupaba a su marido casi tanto como la vida de su hijo, debatiéndose entre la vida y la muerte. La mujer entonaba una canción de su infancia, «Kiša pada: Llueve, la hierba crece, el bosque verdea / Llueve, la hierba crece, el bosque verdea. /En el bosque, el árbol crece, alto y delgado / En el bosque, el árbol crece, alto y delgado.Debajo del árbol está sentada mi hermana, estoy a tu lado / Debajo del árbol está sentada mi hermana, estoy a tu lado.”

    Mientras tanto, él había llegado a una puerta de luz que, a pesar de su destello, no cegaba sus ojos. Sintió el batir de unas alas y una voz susurrante que le decía: “ven Nikola, te mostraré la oscuridad del mundo y luego tú decidirás si unirte a mí o escoger el regreso”.

Había una semilla durmiendo bajo la tierra árida. La gente esperaba hambrienta a que esta germinara, pero la voracidad de sus rostros mirando al suelo, sin hacer nada para favorecer su germinación, hacían que se encogiera cohibida. ¿Qué esperan de mí? -se preguntaba- no puedo salir de esta cáscara si el agua no llega hasta mí y la reblandece.  Entonces vino la lluvia y humedeció la tierra. La semilla, que era buena, germinó y con el tiempo sus frutos se multiplicaron. Aquellos que la miraban se lanzaron como animales a devorarlos y se empujaban unos a otros para hartarse sin misericordia de los más débiles que morían de hambre. Como no aprendían a sembrar, dejaron de nuevo las semillas esparcidas por el suelo sin preocuparse por abrir un surco en la tierra y enterrarlas. Vino la tormenta y el agua arrastró la tierra de las partes más elevadas hasta cubrir la semilla de nuevo. Como las semillas eran buenas, volvieron a germinar y dieron una cosecha aún más abundante que la vez anterior.  Así transcurrían las estaciones, sin que aquellos que consumían sus frutos aprendieran a sembrar y a compartir con sus hermanos, que iban muriendo de hambre uno tras otro. Pero después de muchos ciclos fértiles, la semilla perdió sus cualidades y acabó por secarse, extinguiéndose también aquellos que dependían de su alimento.

Entonces, una paloma  la tomó en su pico y se la llevó a una tierra más fértil, mientras le decía: esta será la historia de tu vida muchacho.

En tanto que esto acontecía a Nikola Tesla, en el limbo entre la vida y la muerte, su madre no dejaba de hidratarlo con pequeñas gotas de suero. Su padre miraba expectante que se produjera un milagro y rezaba: Señor, vuélvelo a la vida y él te servirá. Será un buen sacerdote. Pero la madre miró a su marido con reprobación y decía: Milutin, no enojes a Dios, no subestimes su misericordia, comerciando con él como si de un mercader se tratara. Deja al muchacho que vaya a Graz a estudiar para ingeniero, tal como él desea.

Cuando Tesla escuchó las palabras de su madre, abrió los ojos y se acercó el cuenco de suero a los labios. Después la abrazó y dijo: He elegido regresar.

Su padre se acercó al lecho maravillado, abrió la Biblia al azar y leyó:

“¡Levántate, resplandece, porque ha llegado tu luz y la gloria del Señor ha amanecido sobre ti! (Isaías 60:1).»

*Licenciada en Documentación y Diplomada en Biblioteconomía por la Universidad de Granada. Colabora en distintas revistas y periódicos con artículos y textos literarios. Autora de los poemarios: La luz del fin de la tierra (2015) y Los anillos de Saturno (2017). Coautora, junto con su hermana de dos libros de relatos: Cuentos del viejo Wädis y Leyendas de Sulayr y otros cuentos remotos.

Compruebe también

Mundo raro. Mis amigos

Ornán Gómez Señor K, la muerte anda haciendo de las suyas y yo tengo un ...