ROBERTO BARBOZA SOSA

VILLAHERMOSA, Tab.-Entre quejas de sus paisanos, contra el alcalde morenista de Villahermosa, Evaristo Hernández Cruz; contra la Comisión Federal de Electricidad y la Secretaría de Educación del estado, entre otras inconformidades, fue recibido el presidente Andrés Manuel Lopez Obrador.

A diferencia de hasta el año pasado, cuando iban eufóricos al aeropuerto para dar la bienvenida al político tabasqueño, ahora los ciudadanos acudieron al aeropuerto de esta capital para expresarle una serie de inconformidades.

Con mantas, pancartas, carpetas con escritos y con gritos, en el pasillo principal de la terminal aérea, los quejosos expusieron sus inconformidades y le pedían a Lopez Obrador la solución a los problemas.

El presidente arribó a Villahermosa, procedente de la Ciudad de México, para dirigirse al municipio de Reforma, Chiapas, en el norte de esa entidad, para dar inicio a la construcción de un gasoducto; posteriormente iría al puerto de Frontera, Centla, en la costa de Tabasco, para dar inicio del dragado del canal de acceso del mar a los muelles.

La mayor queja fue de parte de comerciantes del mercado “José María Pino Suárez”, el principal centro de abasto de la capital, debido a que la CFE les cortó el fluido por adeudos.

Los locatarios apenas llevan un mes en el nuevo mercado, y el adeudo con CFE corresponde al “mercado provisional” donde estuvieron casi tres años, mientras se construía el tradicional “José María Pino Suárez”.

El líder de la Unión de Taquerias del Mercado, Dionisio Alejandro Zurita Valencia, señaló que fue un compromiso del Ayuntamiento pagar la luz como condición a que se trasladaran a los locales provisionales, en la colonia Casa Blanca, donde registraron severas pérdidas económicas, e incluso con locales cerrados.

El dirigente de los comerciantes dijo que en todo caso es un adeudo que tienen con el Ayuntamiento, que fue quien realizó el contrato del servicio con la CFE.

Alrededor de 400 los locatarios se encuentran sin luz, pues desde el día 29 de este mes la CFE comenzó los cortes del servicio.

Acusaron que el edil de Centro, Evaristo Hernández Cruz se desatendió del problema, a pesar de que ofreció a pagar el adeudo con la condición de que pasaran a ocupar el nuevo mercado, y exigieron que les restablezcan la energía eléctrica.

El problema es que mientras el alcalde se niega liquidar ese adeudo con CFE, los comerciantes sufren perdidas económicas y no obtienen ingresos.

Otro grupo de quejosos fue el de colonos de Tierra Colorada, sector Valle Verde, para pedirle al presidente López Obrador su apoyo para que no sean desalojados de los terrenos donde están asentados actualmente.

Son cerca de 400 familias que tienen más de 15 años de habitar en ese sector de Tierra Colorada, y las autoridades en vez de regularizar sus viviendas y darles seguridad en la tenencia de sus tierras, amenazan con desalojarlos.

Igual, un grupo de padres de familia de la escuela secundaria técnica de la ranchería Buena Vista segunda sección, solicitaron al presidente de México, la entrega de las escrituras de los terrenos y la construcción del centro educativo, con 34 años de servicio pero que carece de documento que acrediten la propiedad y dé certeza jurídica al edificio escolar.

También se presentaron ante López Obrador, un grupo representando a 250 maestros que aprobaron los exámenes de evaluación, pero no les han otorgado plazas.

El presidente, entre el desorden de la gente que intentaba abordarlo, solo recibió las quejas, pero en ningún caso se comprometió a darle solución.