04/06/2020

VILLAHERMOSA, Tab., (Contraste Político).- El Sindicato de Trabajadores Administrativos y de Intendencia de la Universidad Juárez Autónoma de Tabasco (STAIUJAT) acusó que el rector Guillermo Narváez Osorio de incumplir con su función de gestión, ni mucho menos defendiendo y justificando ante las instancias federales, los recursos destinados al patrimonio educativo más importante de nuestro Estado”.

Además, que tampoco la UJAT, se está ajustando al principio del sentido de la Austeridad Republicana, que es “recortar a los arriba para beneficiar a los de abajo”.

El STAIUJAT reprochó la postura expresada por el rector Guillermo Narváez Osorio, en el sentido de pretender efectuar recortes a las prestaciones establecidas en el Contrato Colectivo de Trabajo, firmado entre ambas partes.

En “Carta Abierta” dirigida a la opinión pública y al presidente Andrés Manuel López Obrador, la organización sindical expuso que esa conducta del rector de la UJAT ha creado “confusión, descontento y especulación” entre la comunidad universitaria trabajadora.

En los últimos días Narváez Osorio, “ha desprendido una campaña a través de los medios de comunicación” donde señala que que debido al recorte de los recursos extraordinarios por parte de la Cámara de Diputados Federal para este 2020, la UJAT se ve en la necesidad de aplicar un plan de austeridad institucional.

Y que para ello tendrá que efectuar “recortes a nuestras prestaciones que como trabajadores tenemos establecidas en nuestro Contrato Colectivo de Trabajo” firmado por la UJAT y el STAIUJAT.

“Queremos señalar que en Tabasco existen otras organizaciones de trabajadores más numerosas, en cuanto a miembros activos se refiere, y en ningún momento se ha mencionado por parte del Estado del recorte a sus prestaciones”, subrayó el Sindicato de Trabajadores Administrativos y de Intendencia de la Universidad Juárez Autónoma de Tabasco.

A Narváez Osorio, sin embargo no se le ha visto, hasta ahora, la decisión de recuperar los recursos presuntamente malversados por su antecesor José Manuel Piña Gutiérrez, ni interpuesto demanda penal alguna por el posible ejercicio indebido del servicio público y los que resulten, que dejó en bancarrota a la UJAT.

En los casi cinco meses que lleva al frente de la rectoría, Narváez Osorio no ha movido un ápice el expediente de corrupción del exrector entre ellas la deuda pública de más de 100 millones de pesos, el adeudo fiscal de ms de 640 millones de pesos, y el pendiente por “aclarar” o “probable daño” por 45 millones 764 mil 841 pesos a la Hacienda Pública Federal, que determinó la Auditoría Superior de la Federación durante la revisión de la Cuenta Pública del ejercicio fiscal 2018

En el escrito, el STAIUJAT solicitaron a López Obrador su interlocución a través de funcionarios de la administración de los gobierno federal y estatal, “para estar atento a ésta política reprobable dentro de la Universidad Juárez Autónoma de Tabasco”.

Le precisan al presidente que las conquistas de los trabajadores “no están sujetas a negociaciones, y éstas no se ponen en subasta, ya que no somos un sindicato mercenario. Jamás venderíamos la conciencia y la fuerza de trabajo de nuestros agremiados”.

Señalan que el STAIUJAT, a lo largo de “46 años” a entendido que la lucha de los trabajadores no se sujeta un periodo o un sexenio, sino a “toda una vida de lucha”, que son los trabajadores los que sostienen al Estado generando riqueza con su mano de obra, “que de nosotros depende el futuro de nuestro país y que los funcionarios son nada más nuestros empleados”.

El sindicato universitario conminó al rector Guillermo Narváez Osorio resolver la vida universitaria con los universitarios, al considerar que con su declaración en el terreno mediático solo busca confrontar y confundir a los diferentes sectores del estado y a la ciudadanía en general.

“EL STAIUJAT reprueba esta actitud, que no es propia de un Rector que administra la institución educativa más importante de nuestro estado. La Universidad es el templo donde se deben ventilar las ideas y debe estar abierta a toda polémica de carácter social, académica y de investigación. También debe poseer la capacidad de agotar el diálogo y las negociaciones, como una Universidad con capacidad conciliadora, digna de una Institución”.

Por ello, rechazó categóricamente el autoritarismo, amenazas y declaraciones de Narváez Osorio “que no abonan en ningún momento a crear un ambiente cordial, ni de dialogo, ni comunicación, pero si trastornan las relaciones bilaterales con la que siempre nos hemos conducido”.

Y advirtieron que como sindicalistas consecuentes, “no vamos a permitir que se elimine ni una coma de nuestro Contrato Colectivo de Trabajo, documento firmado de buena fe entre ambas partes. Que nuestras prestaciones como un derecho social, son intransferibles e irrenunciables. No vamos a permitir que nos amenacen, ni que cada día su administración esté más agresiva, los trabajadores hemos decidido luchar por nuestros derechos, mantener nuestros derechos y defender nuestros derechos”.