08/07/2020

VILLAHERMOSA, Tab., (Contraste Político).- El cuerpo de un paciente que falleció en la Unidad de Medicina Familiar número 43 del IMSS, cuando acudió por atención médica, estuvo abandonado casi 12 horas sin ser retirado del lugar, lo que originó la protesta del personal que se negó a laborar en esa clínica ubicada en la avenida Cesar A. Sandino, colonia Primero de Mayo.

Empleados de la UMF del Instituto Mexicano del Seguro Social mencionaron que la noche del martes acudió a consulta una persona y perdió la vida a los pocos minutos de ingresar a la unidad médica.

El paciente llegó a solicitar los servicios médicos pero venía en malas condiciones, complicado en su salud, y la causa del deceso es como sospechoso a covid-19, lo que se determinará hasta que emitan los resultados de la prueba de laboratorio.

La mañana de este miércoles, al presentarse los empleados del turno, vieron que en el lugar estaba el cadáver del paciente, por lo que molestos se negaron a laborar y protestaron en la explanada, hasta en tanto no retiraran el cuerpo y desinfectaran el lugar.

Alrededor de las 11.00 horas, finalmente llegó personal de una funeraria, ataviados de equipo de protección, retiraron el cadáver y salieron por la puerta trasera que se ubica en la avenida Andrés García.

Además desinfectaron el área de consultorios de la UMF-43 del IMSS.

Cada vez es más común que pacientes en estado grave acuden a los hospitales, casi moribundos y fallecen en los hospitales.

Por ejemplo, el pasado viernes 3, un jubilado petrolero acudió al Hospital Regional “Villahermosa” de Petróleos Mexicanos, que se encontraba saturado de pacientes y no habían camas disponibles, y tuvo que acudir a otro nosocomio en busca de atención médica.

El estado de salud del petrolero jubilado, José Sánchez, era grave, y sus familiares tuvieron que trasladarlo al Hospital Regional “Dr. Juan Graham Casasús”, donde tampoco lo querían recibir y finalmente lo internaron, pero falleció al día siguiente. El domingo fue inhumado en el Panteón de Gaviotas.

Este miércoles en el Hospital Regional “Villahermosa” de Petróleos Mexicanos (Pemex), estaban internados 77 trabajadores en activo, jubilados y derechohabientes familiares de petroleros, por covid-19.

 

Tabasco se encuentra en su tercera semana consecutiva de Semáforo Rojo, nivel de riesgo epidémico alto, y hasta ayer martes estuvo por debajo del nivel de seguridad de disponibilidad de camas de hospitalización general, al contar sólo con el 22 por ciento de espacios para la atención de pacientes de covid-19.

El estado se colocó en el primer lugar nacional de camas ocupadas, con el 78 por ciento, con lo que se mantuvo por debajo del nivel de seguridad, que representa al menos tener un 30 por ciento siempre de disponibilidad de camas generales para hospitalización.