Arnoldo Kissinger/CONTRASTE POLÍTICO

13/10/2020

VILLAHERMOSA, Tab.- “Hoy, decidí prepararme de comida lo que ayer me hice de desayuno; webitos criollos con tomate y chile, a la mexicana pues, acompañado de frijoles hechos crema. Me quedaron tan ricos ayer que quise repetir la faena, pero en porción más generosa. Ah, pero ahora acompañados con tortillas de maíz venidas desde Ocuiltzapotlán”, escribió animado en su cuenta de Facebook, Gamaliel Sánchez, docente de Telesecundaria.

En su publicación contó que mientras, como todo un Master Chef choco, concentrado preparaba su sagrada comida, fue interrumpido al recibir llamadas de compañeras docentes.

En una de esas llamadas una camarada le informó: «En el ISSET me dijeron que, desde enero, no depositan nuestras cuotas, cuando a nosotros nos hacen el descuento puntual».

Esa misma compañera, de acuerdo a la publicación, le señaló que también en Inbursa “le dijeron lo mismo cuando fue a recoger su shishito anual. No hubo shishito.”

El profesor de Telesecundaria escribió, en la misma publicación, que otra maestra le avisó que se iba del sindicato (SITET), porque había encontrado a un sindicato que si la va a defender de las arbitrariedades del supervisor de la Secretaría de Educación del estado, Alfredo Hernández Palacios.

En la parte final de su “post”, el maestro de banquillo, reflexiona y concluye que sindicatos y burócratas educativos actúan como si la reforma educativa peñista siguiera vigente. “Mi comida me supo a nada. Lo caliente y picante fue el aderezo de mi enojo. Algo tenemos que hacer…”, escribió, antes de despedirse.

Apenas habían pasado unos minutos de la publicación, cuando surgió la primera acotación de una trabajadora, afiliada a la misma institución, quien se quejó:

“Amigo, estoy en la misma situación, me acabo de enterar que la Secretaría, no ha pagado mis cuotas al Isset, por lo tanto, no me darán el servicio que en estos momentos necesito, ya que antes de la contingencia tuve dos cirugías, tengo problemas de salud. Estoy que el estómago me duele del coraje que hice”, dijo, acompañando su comentario de un emoticón que denotaba furia.

Francisco Cadenas, también comentó sobre el platillo que se preparaba para luego   cuestionar, certero, al profesor: “¿Acaso no se ha dado cuenta que el modelo neoliberal educativo sigue en pie? Lo único que frenaron fueron las dichosas evaluaciones a los docentes. ¿Qué el secretario (Esteban) Moctezuma sólo se vino a sentar, a ser protagonista en videos, sobre una escenografía y coreografía que los antecesores dejaron justo para volver a retomar? “, culminó.

La respuesta del profesor fue inmediata: “Me pones más pensativo, Paco… Entonces, con más ganas, algo tenemos que hacer.”

Pero la cosa no acabó ahí, Guadalupe Contreras, supervisor escolar, después de deslizar un jocoso chascarrillo, cerró contundente: “De verdad es muy molesto todo esto que nos están haciendo a los trabajadores del Estado, por lo que es necesario que nos ajustemos los pantalones y defendamos a base de marchas, plantones y demandas.

Como si se hubiesen puesto de acuerdo, Silvia Oliva, quien fuera Jefa de Departamento de Telesecundaria, asentó: “Leyendo esta nota, me entra la preocupación con respecto al tema como a much@s, pero ojalá no nos quedemos en el pensar, sino en el hacer…”.

En su comentario ahondó que hay sindicatos que andan haciendo eventos o publicaciones de sus alcances, historias y demás. Propuso, como algo mejor, que los sindicatos presten oído a quiénes pagan sus estancias en los edificios sindicales. “Sea el que fuere. Tantos sindicatos y ninguno hizo nada por los reajustes en telesecundarias, ni están haciendo por los descuentos no entregados a ISSET, y otras cosas por ahí. ¡Qué mal!”, finalizó su comentario.

José Manuel Izquierdo Arce, veterano sindicalista, también comentó: “La realidad profe falta gente de convicción y con mística de servicio. Nuestro sindicato está gris, como una vez me dijiste. Así están ahora, sólo defienden su posición. Saludos y aquí continúo porque siempre exista la justicia y verdaderos luchadores sociales.

Las y los maestros, parece que se empiezan a cansar del ninguneo que infligen en ellos; sindicatos y patrón. Pero crece el germen del descontento y en cualquier momento puede eclosionar.