BRUSSELS (AP) — Un tribunal de Bélgica absolvió el viernes a tres médicos de los cargos de homicidio por envenenamiento en un caso considerado una prueba clave para las leyes de eutanasia belgas.

Los tres doctores participaron en la eutanasia a Tine Nys, una mujer de 38 años que sufría problemas mentales y murió en 2010.

Su familia llevó el caso ante los tribunales alegando que la eutanasia nunca debió haber ocurrido, que su estado mental no era de desesperanza y que el tratamiento aún era posible. Nys tuvo problemas psiquiátricos durante muchos años y había intentado suicidarse varias veces.

“Esto es un gran alivio. Esto ha estado con nosotros por 10 años”, dijo la psiquiatra Lieve Thienpont, una de los doctores absueltos, a la televisora VRT.

Los 12 miembros del jurado tardaron ocho horas en decidir sobre la culpabilidad y cuando presentaron su veredicto en la madrugada del viernes, las alrededor de 100 personas que seguían en la sala, irrumpieron en aplausos.

Bélgica es uno de los pocos países que permite que los médicos ayuden a morir a sus pacientes si éstos se lo piden, y uno de los dos que contempla la eutanasia en casos de enfermedad mental.

De los alrededor de 2.000 casos de eutanasia que se registran al año en Bélgica, muy pocos son aceptados por motivos psicológicos.

La denuncia penal de los familiares de Nys se tramitó tras una apelación luego de ser rechazada por una corte inferior.

Esto molestó a los abogados defensores, algunos de los cuales pensaron que había fuerzas políticas conservadoras trabajando para llevar el caso ante unos tribunales donde se sometería al dictamen de un jurado popular.

“Esto es un alivio para todos los doctores que tienen que realizar tareas tan difíciles”, dijo el abogado Walter Van Steenbrugge. “Si hubiera salido al revés, muchos médicos habrían tenido problemas muy graves”, agregó sugiriendo que pocos querrían asumir el riesgo de asistir en una eutanasia si eso significase cargos por homicidio.