VILLAHERMOSA (Contraste Político).- Personal de diversas áreas del Hospital General de Paraíso, empleados de la funeraria que trasladaron el ataúd, así como vecinos que acudieron al velorio domiciliario y al cementerio donde fue inhumada una fallecida por COVID-19, en la ciudad de Paraíso, estarían en latente riesgo de contraer esa pandemia.

Se trató de la tercer víctima fatal por Coronavirus, reportada la tarde de este jueves 2, por la Secretaría de Salud del estado, reportó que este caso fue la primera mujer, una señora de 57 años, originaria del municipio de Paraíso, que fue por Covid-19 asociada “con comorbilidad asociada”.

 

Sin embargo, por confusión, equivocación o error logístico del personal del Hospital donde falleció la paciente, entregaron el cuerpo a los familiares y no respetaron el Acuerdo publicado en el Periódico Oficial del estado donde se establecieron los “Lineamientos para el manejo seguro, transporte y disposición de cadáveres de personas fallecidas debido a la infección por el virus covid-19”.

Según los resultados de la muestra que analizó el Laboratorio Estatal de Salud Pública, la señora murió por Covid-19, aunque el Acta de Defunción no señala esa causa, sino sólo cita que le dio un paro cardiorespiratorio, por “neumonía atípica” por “enfermedad pulmonar obstrucción crónica”.Además padecía diabetes mellitus tipo 2 e hipertensión arterial.

El cuerpo de la señora María Celestina “N”, fue entregada anoche, velada en su domicilio de la calle Gutiérrez Zamora, centro de Paraíso, e inhumada este jueves en el panteón de la colonia Quintín Arauz, de esa misma ciudad.

 

Ante la opacidad informativa de la Secretaría de Salud del estado, se cree que los resultados del laboratorio se conocieron hasta este jueves, cuando la victima ya había sido velada y enterrada. Además de la total falta de coordinación del sector salud.

 

La señora fallecida, antes de ser hospitalizada en Paraíso, viajaba todos los días en el trasporte público de Paraíso-Villahermosa-Paraíso, puea acudía al Hospital Regional de Alta Especialidad “Dr. Juan Graham Casasús”, donde se encuentra hospitalizado su esposo. Se cree que en este nosocomio contrajo el Covid-19.

Según el Acuerdo publicado el sábado 28, y firmado por la secretaria de Salud del estado, Silvia Roldán Fernández, establece que todas las personas fallecidas a causa del Coronavirus Covid-19, deberán introducirse en bolsa especial sellada, trasladarlas directamente a su cremación en ataúd sellado, sin que nadie pueda ver el cuerpo.

Se prohíben también los velorios con las cenizas en domicilio particular sino solo en salas funerarias, pero con la mínima presencia de familiares y respetando el distanciamiento social, donde quedan impedidos los “saludos de mano y beso”. Nada de eso ocurrió con la señora fallecida de Paraíso, donde surgió el temor entre la población que estuvo cerca.

Este jueves, la Secretaría de Salud, en un comunicado, informó que se registraron diez nuevos pacientes de Covid-19, con lo que Tabasco sumó un total 62 casos, de los cuales dos “han logrado su recuperación”.

El virus se expandido por diez municipios tabasqueños y hasta ahora quedan libres de la pandemia siete demarcaciones del estado. La mayor cifra de contagiados de concentra en el municipio de Centro, con 47 casos.

Tabasco se ubica en cuarto lugar nacional de tasa de incidencia, con 2.41 pacientes de este virus por cada 100 mil tabasqueños; en cuanto a cifras totales ocupa el séptimo lugar nacional. Es decir que la pandemia esta atacando cada vez mas a la población de la entidad, que desde el jueves entró en la Fase II.

 

Actualmente, 18 pacientes – 11 hombres y siete mujeres- se encuentran internados en cinco nosocomios públicos y privados, pero la mayoría son atendidos en el Hospital Regional de Alta Especialidad “Dr. Juan Graham Casasús”. Tres pacientes fueron diagnosticados “muy graves” con apoyo respiratorio con ventiladores mecánicos, y el resto están “delicados pero estables”.