Manuel Rodríguez /Contraste Político

28/06/2020

VILLAHERMOSA, Tab.-A las corruptelas y negligencia en el ejercicio de los millonarios recursos públicos del sector Salud de Tabasco, se suma la incapacidad de los funcionarios para aplicar el presupuesto a tiempo, pues siempre incurren en subejercicios, por lo que tienen que posponer y devolver el dinero a la Federación.

En los últimos ocho años, los gobernadores tabasqueños han “ejercido” 369 mil 978 millones 619 mil pesos, de los cuales un total de 58 mil 383 millones 630 mil pesos fueron “destinados” en ese mismo periodo al sector salud, lo que representa una cifra significativa.

Pero de esta última cifra, los gobernantes se han dado el lujo de no ejercer dos mil 56 millones 638 mil pesos, debido a que incurrieron en subejercicios, es decir no ejercieron el presupuesto y se devolvió en el mejor de los casos. De otras irregularidades, desviaciones o ejercicio indebido, se carece de un cálculo real.

Por ello, a pasar de los abundantes recursos presupuestales asignados al sector Salud de Tabasco, son comunes las quejas generalizadas de la población de falta de medicinas, personal y equipo en los hospitales de Tabasco.

Igual las inconformidades del personal médico por falta de equipos, materiales y hasta los pagos de salarios.

Sin embargo, los datos difundidos por el gobierno del estado sobre las finanzas estatales niegan que el problema del sistema de salud en Tabasco sea por falta de dinero.

Entonces la interrogante es si ¿Los problemas en los hospitales de Tabasco, son el dinero?

Desde el inicio de la pandemia del Covid19 en el país y en la entidad, se han generado diversas manifestaciones de los trabajadores de salud por la falta de materiales y equipos de quienes estarán al frente de la atención de las personas afectadas que puedan requerir hospitalización en determinado momento.

Por ejemplo, aunque es un caso federal, una de las primeras declaraciones de los trabajadores del Hospital General de Zona 46 del IMSS en Villahermosa a finales de marzo fue que la pandemia está recrudeciendo una problemática de años; la falta de equipos y materiales para realizar su trabajo.

El Sector Salud en Tabasco no es ajeno a ellos. En el año 2012 la entidad sufrió una crisis hospitalaria que obligó a nosocomios públicos a negar la atención a pacientes ante la falta de equipos, insumos y materiales. Fue el último año de Gobierno de Andrés Granier Melo.

En esa ocasión, con la intervención del gobernador electo, Arturo Núñez Jiménez, la Federación entró al rescate con la Secretaria de Salud federal recorriendo los diversos hospitales y apoyando para que los servicios se restablecieran.

Sin embargo, durante el sexenio de Arturo Núñez Jiménez las cosas no fueron tan diferentes. La denuncia pública por la falta de medicamentos o la falta de funcionamiento de los equipos para el tratamiento del cáncer continuaron.

Sin embargo, durante la administración del perredista también se dieron manifestaciones por la falta de prestaciones y pago al personal médico relacionada con la compra de uniformes, que obligó al personal médico y de enfermería a detener los servicios médicos para exigir el cumplimiento de ese derecho laboral.

No fue lo único. En el último año de gobierno de Núñez Jiménez se vivió otra crisis por la falta de liquidez para el pago de salarios del personal de Salud y de educación en el estado. Igual generaron manifestaciones de inconformidad de los empleados del sector, incluso con la inédita retención por varias horas y el rescate policial de Martha Lilia López, esposa del mandatario.

El entonces gobernador llegó al extremo de solicitar autorización al Congreso del estado para mover recursos de un Fideicomiso de procuración de justicia para solventar estos pasivos con el personal médico del estado, con poco éxito ya que, saliendo por la puerta trasera de la Quinta Grijalva, Arturo Núñez Jiménez dejo la entidad con la capital tabasqueña de cabeza ante las diversas manifestaciones que se dieron por la falta de pagos y prestaciones de fin de año.

Pero ¿Realmente el problema es de dinero?

Millones de pesos para salud, sin ejercer

Del año 2012 al año 2019, del último año de Andrés Granier, los seis años de Arturo Núñez Jiménez y el primero de Adán Augusto López Hernández, el gobierno del estado de Tabasco ha ejercido un total de 369 mil 978 millones 619 mil pesos.

En ese mismo periodo, el ejecutivo estatal destino un total de 58 mil 383 millones 630 mil pesos al sector salud, es decir que, durante los últimos ocho años, el gobierno de Tabasco ha destinado el 15.7 por ciento en promedio del presupuesto público del estado a la atención de salud de los tabasqueños.

Sin embargo, de los 58.3 mil millones de pesos que se ha destinado a la atención medica en Tabasco, solo se han gastado 56 mil 326 millones 991 mil pesos, es decir que también durante los últimos años, el gobierno del estado ha dejado de ejercer dos mil 56 millones 638 mil pesos. Son los subejercicios.

Estos subejercicios se han dado durante los años 2013, 2014, 2015, 2016, 2017 y 2019. Solo en los años 2012 y 2018 no se dieron subejercicios y durante cinco de los seis años de la administración pasada el gobierno del estado, tuvo dinero en sus manos para la compra de equipos y materiales, que no uso.

Los informes trimestrales de la Secretaria de Finanzas muestran que durante el primer año de gobierno de Adán Augusto López Hernández se dio un subejercicio de 236 millones de pesos en el sector salud.

Los recursos para salud lo han ejercido en primer lugar la Secretaría de Salud y desde el año 2016 dos entidades estatales más, los Servicios de Salud del Estado de Tabasco y el Régimen Estatal de Protección Social en Tabasco.

Esto demuestra que el problema de salud en Tabasco no ha sido la falta de dinero. El dinero ha estado, sin embargo, se ha dejado de usar en beneficio de los tabasqueños, evidenciando que el gobierno no sabe programar y no sabe gastar.

La pandemia del covid-19 pondrá sobre la opinión pública las deficiencias en el sector salud, pero que tienen su origen en los administradores del estado.

Ya se ha dicho que el gobierno del estado ha ejercido cerca de mil 500 millones de pesos para la atención de la pandemia del virus proveniente de Asia, sin embargo las carencias y falta de atención en los hospitales continúan. Tampoco existe transparencia de cómo se ha ejercido ese monto.

 

 

 

Por