CULTURAEDUCACIÓNOPINIÓN

*EL MAESTRO RICARDO GARCÍA CÓRDOVA: ¡MI MERO AMIGO!*

 

GAMALIEL SÁNCHEZ SALINAS**

VILLAHERMOSA.- Este hombre es uno de mis mejores amigos,(no tengo muchos). Y fui su siempre atento alumno. Se llama Ricardo García Cordova, lo conocí hace más de 30 años y nos hicimos cuadernos. Él, uno de los directores más respetados de la zona, y yo un novel profesor.

Maestro institucional era mal visto por la cúpula sindical de la zona. Después de las primeras charlas y eventos en que su «institucionalidad» me había chocado. Comenzamos a charlar más.

Maestro, de viejo cuño, comprometido con los alumnos compartíame sus conocimientos en la didáctica, la oratoria, la declamación… pero también me compartía tips para enfrentar con éxito las posibles desavenencias con padres, alumnos, docentes y superiores.

Por ser mal visto por el sindicalismo jonguitudista de entonces, no le interesaba la participación en ese ámbito.

Después de una derrota aplastante que recibimos cuando un grupo de compañeros y compañeras intentamos romper ese pequeño cacicazgo, nos reorganizamos y seis meses antes del cambio delegacional lo fuimos a ver a su casa.

Nos recibió amable, nos escuchó y, después de un momento de reflexión, nos dijo que le entraba, y en ese momento iniciamos las visitas a los compañeros y así cada tarde el discurso efectivo de Richard por delante fuimos avanzando.

El día de la elección nuestro triunfo fue contundente. En ese comité el no pidió espacio alguno. Pero fue un colaborador de primera, lo que provocó que de manera natural el encabezará el siguiente comité con una oposición mínima.

Lo he visitado y hemos platicado largo, recordamos los días felices, las dificultades, lo anecdótico. Ha sido una charla que he disfrutado. Richard, me hizo recordar aquella rola de Serrat que dice:

Mis amigos son gente cumplidora/ Que acuden cuando saben que yo espero/Si les roza la muerte disimulan/ Que pa’ ellos la amistad es lo primero.

—Escritor y presidente de Querer Leer A.C.**

Botón volver arriba